Experiencias

Ocupando Hong Kong

Kin-man Chan

Cómo se desarrolló la deliberación, el referéndum y la desobediencia civil en el Umbrella Movement

+ ARTICLES

RESUMEN

El Umbrella Movement fue una de las principales protestas masivas de 2014; y una de las más grandes jamás vistas en Hong Kong, con un mensaje simple: sufragio universal. En este artículo el autor proporciona una mirada desde adentro de los desafíos a los que se enfrentó Occupy Central with Love and Peace (OCLP). Esta organización innovó con la celebración de un referéndum civil, permitiendo a los ciudadanos de Hong Kong escoger las reformas electorales que querían exigir a Beijing. Después de que el gobierno rechazara las demandas, la OCLP facilitó la ocupación de grandes partes de la ciudad, junto con otras organizaciones de la sociedad civil. Las profundas reflexiones ofrecen un análisis honesto de los diferentes grupos involucrados en la ocupación, de las cosas que podrían haber sido hechas de otra manera y proporciona lecciones para futuras movilizaciones de la sociedad civil.

Palabras Clave

| | | | | | |

• • •
01

El Umbrella Movement11. Nota del editor: Se optó por utilizar a lo largo del texto el nombre original del movimiento, el cual sería en traducción libre Movimiento de los Paraguas. El nombre hace alusión al uso de paraguas por parte de manifestantes en Hong Kong para protegerse del gas lacrimógeno. en Hong Kong, que duró desde el 28 de setiembre hasta el 15 de diciembre de 2014, fue desencadenado por una huelga estudiantil a finales de setiembre de 2014 en protesta a la decisión de Beijing de imponer restricciones en la elección del Jefe Ejecutivo (CE, por sus siglas en inglés)22. El Jefe del Ejecutivo es el máximo dirigente de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.  de Hong Kong. Sin embargo, los preparativos para la manifestación se habían estado trabajando desde marzo de 2013, cuando Occupy Central with Love and Peace  33. Nota del editor: También se optó por utilizar a lo largo del texto en español el nombre original de la manifestación, el cual sería en traducción libre Ocupa Central con Paz y Amor.  (OCLP) anunció su plan de ocupar una carretera principal en el distrito comercial más importante de la ciudad si el gobierno se negaba a implementar un sufragio universal en la elección del CE en 2017, tal y como Beijing había prometido en 2007. Para ejercer presión sobre Beijing en el proceso de reforma electoral se realizaron una serie de deliberaciones públicas, un referéndum no oficial pero ampliamente popular, episodios de desobediencia civil y lo que se convirtió en uno de los movimientos masivos más grandes que Hong Kong haya visto jamás. Este texto discute cómo los llamados “días de deliberación” y un referéndum civil fueron utilizados para lidiar con una división dentro de la oposición, así como sobre la necesidad de desarrollar un campo pro democrático más coherente después de la eventual ocupación.

División entre demócratas moderados y radicales

Antes de que OCLP fuese puesto en marcha conjuntamente por el Profesor Benny Tai, el Reverendo Yiu-ming Chu y el autor de este artículo, las fuerzas de oposición en Hong Kong estaban seriamente divididas debido a la controversia sobre la reforma de la elección del Consejo Legislativo (Legco, por sus siglas en inglés)44. El Consejo Legislativo es el órgano legislativo en Hong Kong con la mitad de escaños escogidos directamente por personas de distintas circunscripciones regionales y la otra mitad por circunscripciones funcionales como la cámara de comercio, asociaciones profesionales y sindicatos. de 2012. Los demócratas moderados, como el Partido Democrático, fueron atacados con fiereza por los radicales por llegar a un acuerdo con Beijing para expandir el derecho de voto a algunos de los escaños funcionales del Legco (principalmente a aquellas con un derecho de voto muy limitado, como miembros de asociaciones empresariales y profesionales) en vez de eliminar completamente los escaños. A diferencia de sus homólogos radicales, como la Liga de los Socialdemócratas, los moderados aceptaron los plazos establecidos por Beijing para la implementación de un sufragio universal en la elección del CE en 2017 y la elección del Legco de 2020. Cualquier mejora significativa dentro del marco constitucional existente sólo podía ser planteada antes de estas fechas. El moderado Partido Democrático (DP, por sus siglas en inglés), el mayor partido de la oposición en Hong Kong, había mantenido negociaciones secretas con Beijing, después de las cuales su propuesta de reforma para expandir el derecho de voto fue aceptada. Aunque una encuesta sugería que la propuesta tenía un apoyo del 60% de la comunidad,55. Hong Kong Institute of Asia-Pacific Studies, Public opinion survey on constitutional development: Press release 1 (Hong Kong: The Chinese University of Hong Kong, 2012), visitado en mayo de 2015, http://www.cuhk.edu.hk/hkiaps/tellab/pdf/telepress/10/Press_Release_20100615.pdf. Chinese only. los radicales la veían como una traición a los valores democráticos porque parecía justificar la existencia de los escaños funcionales. El proceso de negociación también fue criticado por falta de transparencia y de rendición de cuentas. El DP sufrió posteriormente un duro golpe en la elección del Legco de 2012 y la división entre los demócratas redujo la confianza de la gente en los partidos de la oposición. La sociedad civil se mostró más reacia que nunca a trabajar con ellos.

Ante estas circunstancias, los fundadores de OCLP creyeron que era de suma importancia construir una nueva plataforma donde los partidos de la oposición y las organizaciones de la sociedad civil trabajasen juntas para abordar la reforma constitucional más importante de la historia de Hong Kong. La OCLP sostuvo que la negociación con las autoridades no debía ser demonizada siempre y cuando se intentase lograr un mandato de la gente. La deliberación y un referéndum civil serían los procedimientos adoptados para resolver los conflictos entre los partidos de la oposición y para solicitar el consenso de la comunidad.

02

Días-D: de la búsqueda de consenso a la división

Como los demócratas moderados y radicales sostenían diferentes puntos de vista sobre el proceso de elección del CE, particularmente en lo que se refiere al papel de la “nominación civil” de candidatos, la OCLP se basó en un referéndum civil para seleccionar una propuesta de reforma para el movimiento. Influenciados profundamente por la teoría de la esfera pública66. Craig Calhoun, Habermas and the Public Sphere (Cambridge: MIT Press, 1994). y la democracia deliberativa del filósofo alemán Jürgen Habermas, además del concepto de un “día de deliberación” propuesto por los académicos estadounidenses Bruce Ackerman y James S. Fishkin,77. Bruce Ackerman and James S. Fishkin, Deliberation Day (New Haven: Yale University Press, 2005). los fundadores de OCLP iniciaron una serie de días de deliberación (Días-D) para permitir a los ciudadanos discutir racionalmente los temas relacionados a la reforma constitucional antes de emitir su voto en un referéndum. Los temas discutidos incluyeron la relevancia de la democracia, las estrategias de la OCLP y una propuesta concreta de reforma.

El primer Día-D fue celebrado el 9 de junio de 2013, cuando 700 personas se reunieron en la Universidad de Hong Kong (HKU, por sus siglas en inglés) para participar en esta histórica asamblea. La mayoría de los participantes eran miembros de los partidos de la oposición y de organizaciones de la sociedad civil. Antes de asistir al Día-D, podían visitar una página web para leer artículos donde se expresaban puntos de vista divergentes acerca de la exigencia de la OCLP de un método electoral que cumpliese los estándares internacionales en relación al sufragio universal. Por ejemplo, aparte de una-persona-un-voto, no debería haber ninguna restricción irracional bloqueando a personas de diferentes procedencias políticas de presentarse a las elecciones. Esta discusión sobre lo que constituye un “auténtico sufragio universal” era pertinente porque la Ley Básica (la mini constitución de la Región Administrativa Especial de Hong Kong) estipulaba el establecimiento de un “comité de nominación” para filtrar a los candidatos para las elecciones de Jefe Ejecutivo. La OCLP sostenía que a menos que la constitución de un comité de nominación fuese ampliamente representativa o el umbral para la nominación suficientemente bajo, el comité se convertiría en un obstáculo para unas elecciones libres.

El primer Día-D comenzó con una sesión abierta permitiendo a los participantes expresar sus puntos de vista. Fue seguida posteriormente por una sesión de trabajo en la que grupos formados de un modo aleatorio por una docena o más de participantes, conducidos por un moderador responsable de mantener procedimientos justos de debate, discutieron sobre los diversos temas tratados. A todos los miembros de los grupos, con independencia de su posición, les fue otorgado el mismo tiempo para expresar sus opiniones. Los resultados de la sesión fueron presentados posteriormente durante una sesión de clausura.

El primer Día-D fue considerado un éxito, no sólo por la buena asistencia sino también porque los demócratas moderados y radicales discutieron los temas políticos de un modo racional. Una de las sugerencias realizadas durante el primer Día-D era relacionar la idea de democracia con las preocupaciones de diferentes sectores de la sociedad civil. Por eso, el segundo Día-D, de octubre de 2013 a enero de 2014, fue organizado como una serie de discusiones entre distintos grupos de la comunidad, tales como estudiantes universitarios, trabajadores sociales, mujeres, campesinos, feligreses y los enfermos crónicos. El hecho de que la gente a menudo se siente más relajada a la hora de expresar sus puntos de vista en tales “contrapúblicos subalternos”88. Nancy Fraser, “Rethinking the public sphere: a contribution to the critique of actually existing democracy,” in Habermas and the Public Sphere, ed. Craig Calhoun (Cambridge: MIT Press, 1994), 109–42. se reflejó en el aumento del número de participantes, llegando hasta los 3000.

El tercer Día-D fue celebrado simultáneamente en cinco diferentes localidades el 6 de mayo de 2014. Más de 2500 ciudadanos deliberaron sobre 15 propuestas de reforma seleccionadas por un grupo de expertos internacionales invitados por la Facultad de Derecho de la HKU. Al final del día, los participantes seleccionaron tres propuestas a ser consideradas por la gente en el referéndum civil que se iba a celebrar posteriormente. El proceso de selección fue controvertido, con algunos de los partidos de oposición radicales instando a los participantes del Día-D a seleccionar sólo aquellas propuestas con una provisión para la “nominación pública”, es decir, aquellas especificando que un cierto número de votantes registrados podía nombrar candidatos. Los demócratas moderados criticaron esta provisión como una violación de la Ley Básica y una medida que difícilmente aceptaría Beijing. También se quejaron de que el movimiento OCLP había sido tomado por radicales y que el proceso de selección en el tercer Día-D era exactamente el tipo de filtro político al que la gente se oponía. El movimiento demócrata se dividía de nuevo.

Photo by Alcuin Lai / CC BY-NC-SA 2.0

03

Garantizando un consenso mediante un referéndum

Los moderados, sobre todo Hongkong 2020, liderado por la ex oficial gubernamental Mrs. Anson Chan, estaban descontentos con los resultados de las votaciones. Mrs. Chan criticó el referéndum civil que se avecinaba, afirmando que no iba a ofrecer a la gente una verdadera elección si se excluían las propuestas que no tenían una provisión para la nominación pública. Los estudiantes y los radicales contraatacaron, acusándola de no estar cerca de las masas. Cuando el movimiento estaba al borde del colapso, el cardenal Joseph Zen desempeñó un papel fundamental en la reconstrucción de la solidaridad. Pidió a ambos bandos que dejasen de atacarse mutuamente mientras la OCLP trabajaba buscando una solución para corregir la situación. Finalmente, la OCLP añadió una moción adicional al referéndum para animar la participación de aquellos que no apoyaban la nominación pública: “El Consejo Legislativo debe vetar cualquier método de elección propuesto que no cumpla los estándares internacionales de sufragio universal impidiendo a los votantes una verdadera elección.”

El consenso comenzó entonces a formarse. Los tres fundadores de OCLP se comprometieron a abandonar el liderazgo del movimiento si no conseguían obtener 100,000 votos en el referéndum. El cardenal Zen, junto con la OCLP y otros grupos políticos, organizaron inmediatamente una Marcha Democrática durante siete días y siete noches para promover el referéndum por todo Hong Kong. La marcha logró transmitir una fuerte imagen de solidaridad, con Mrs. Chan y otros líderes del bando democrático instando a la gente a votar en el referéndum mientras marchaban por varias comunidades. El gobierno central chino emitió un libro blanco sobre la implementación de “Un País, dos Sistemas” inmediatamente antes de la Marcha Democrática, proclamando la “jurisdicción general” china sobre Hong Kong. En chino, el término fue escrito como “poder administrativo general” y fue entendido como una medida para socavar el alto grado de autonomía de que disfruta Hong Kong. Además, puesto que el libro blanco también se refirió a los jueces en Hong Kong como “administradores”, una serie de abogados se unieron a la “marcha silenciosa” para expresar sus preocupaciones sobre la ulterior independencia del poder judicial.

El referéndum es descrito como “civil” porque fue exclusivamente una iniciativa de la sociedad civil, sin estatus oficial. La OCLP encargó al Programa de Opinión Pública de la HKU que administrase el referéndum. Todos los ciudadanos de Hong Kong, mayores de 18 años, podían votar a través de una plataforma electrónica o en uno de los centros electorales establecidos en diversas comunidades. El gobierno de Hong Kong acusó al referéndum de “no tener estatus constitucional”, a pesar de que la OCLP nunca dijo que lo tuviese.

Antes de que se celebrase el referéndum entre el 20 y el 22 de junio de 2014, el sistema de votación electrónico sufrió ataques sin precedentes por parte de hackers. La escala de estos ataques era tan grande que las compañías locales de mantenimiento de la seguridad de la red decidieron abandonar el proyecto, diciendo que no eran capaces de lidiar con ataques a tan gran escala. Al mismo tiempo, sin embargo, los ataques provocaron una reacción abrumadora en la comunidad, pues había una creencia ampliamente compartida de que los hackers habían sido contratados por el gobierno para negar al pueblo de Hong Kong su derecho a la libre expresión. Afortunadamente, la estadounidense CloudFlare estaba determinada a defender el sistema electoral. Trabajando día y noche, su equipo consiguió finalmente arreglar el sistema. En los minutos siguientes al inició del referéndum, miles de ciudadanos se apresuraron a votar. Al enterarse de estas excitantes noticias, muchas personas rompieron a llorar mientras acababan el último tramo de la Marcha Democrática. El 22 de junio, los ciudadanos que no utilizaban internet hicieron cola frente a los centros electorales establecidos en las iglesias comunitarias y centros de servicios sociales.

Al final, unas 800,000 personas de los 7 millones de habitantes de Hong Kong votaron en el referéndum civil. La propuesta de un “sistema de tres carriles” (nominación del público, partidos políticos y del comité de nominación), presentado por la Alliance for True Democracy (Alianza por una Democracia Verdadera) fue quién recibió más votos. Alrededor del 88% de los votantes también se mostró de acuerdo en que el Legco debería vetar cualquier propuesta gubernamental que no cumpliese los estándares internacionales de sufragio universal. La participación masiva en el referéndum llevó al movimiento a una culminación satisfactoria, pues la gente sintió que había superado obstáculos tremendos para que sus voces fuesen escuchadas.

04

La reacción de Beijing

Armada con el mandato otorgado por el referéndum, la OCLP contactó inmediatamente el gobierno de Hong Kong, esperando que se pudiese celebrar un encuentro para poner en marcha el proceso de negociación. La respuesta del gobierno fue tibia, siendo generosos, mientras que la gente de Hong Kong estaba más dispuesta que nunca a expresar sus exigencias por la democracia. Unas 500,000 personas se unieron a la manifestación anual del 1 de julio organizada por el Frente Civil por los Derechos Humanos para exigir un sufragio universal genuino. A pesar de las objeciones de la OCLP, más de 500 estudiantes universitarios y otros ciudadanos se quedaron después de la manifestación para “poner a prueba” Occupy Central al sentarse en la carretera principal del distrito Central de Hong Kong. Constituyó un signo de la impaciencia de los jóvenes manifestantes con el planteamiento de la OCLP de tratar la ocupación como último recurso. Argumentaron que sólo ocupar la ciudad lo antes posible pondría suficiente presión en Beijing cuando considerase la propuesta de reforma.

El gobierno emitió entonces un informe de consulta sobre la reforma constitucional99. Hong Kong. Government of the Special Administrative Region, Report on the public consultation on the methods for selecting the Chief Executive in 2017 and for forming the Legislative Council in 2016 (Hong Kong, 2014), visitado en mayo de 2015, http://www.2017.gov.hk/filemanager/template/en/doc/report/consultation_report.pdf. que presentaba la exigencia por la nominación pública como un punto de vista de “algunas personas” y el punto de vista del gobierno como “dominante.” Cuando representantes del gobierno de Hong Kong finalmente se reunieron con los tres fundadores de la OCLP el 29 de julio, condenaron el movimiento Occupy por ser una violación de la ley y reiteraron que Beijing no cedería ante amenazas de este tipo. El 31 de agosto de 2014, el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular tomó una decisión (conocida como la “decisión 831”) que básicamente hacía imposible la implementación de elecciones libres en Hong Kong. La decisión colocó tres obstáculos significativos para la democracia: la constitución del comité de nominación seguiría el modelo del comité electoral existente, es decir, comprendería 1200 representantes de cuatro sectores de la sociedad, para que un candidato estuviese cualificado para presentarse a las elecciones necesitaría el apoyo del 50% de los miembros del comité de nominación; y el número de candidatos estaría restringido a dos o tres personas. Como Beijing ha sido capaz de controlar los resultados de las elecciones pasadas para Jefe Ejecutivo, su estipulación de que el sistema de nominación para CE seguiría el modelo del comité electoral existente llevó naturalmente a la conclusión de que las elecciones propuestas estarían limitadas.

05

El Umbrella Movement, desobediencia civil y resistencia

Después de que Beijing anunciase la decisión 831, bloqueando efectivamente la democracia, la OCLP indicó que el Movimiento Occupy se iniciaría el 1 de octubre, el Día Nacional Chino. Esperábamos que miles de manifestantes bloqueasen una carretera principal en Central, entre los cuales habría legisladores, abogados prestigiosos, líderes religiosos y académicos. Influenciados profundamente por la desobediencia civil defendida por Henry D. Thoreau, Mahatma Gandhi, Martin Luther King y John Rawls, estábamos comprometidos con el principio de no violencia y la preservación del Estado de Derecho en el transcurso de la lucha por la justicia. La OCLP anunció entonces una serie de reglas a seguir por los manifestantes, como no insultar a la policía ni involucrarse en ninguna confrontación física con los oficiales de la policía o manifestantes en contra. En caso de ser arrestados, los manifestantes fueron aconsejados a no resistirse sino estirarse en el suelo y dejar que la policía se los llevase. En cierta medida la desobediencia civil infringe la ley pero se pensó que los manifestantes deberían cumplir las responsabilidades legales relacionadas. La OCLP explicó repetidamente al público que el objetivo de la desobediencia civil no era desafiar al Estado de Derecho sino fortalecerlo estableciendo un gobierno y legislatura más receptivos a las necesidades de la gente.

Muchos jóvenes, no obstante, adoptaron un modo de desobediencia civil más proactivo. Al terminar la huelga estudiantil a finales de setiembre, liderada por Joshua Wong de Scholarism y Alex Chow y Lester Shum de la Federación de Estudiantes (FS, por sus siglas en inglés), más de 100 estudiantes entraron en la vedada Civic Square, donde se habían puesto cercas para evitar que la gente celebrase asambleas políticas frente a la sede del gobierno en Admiralty. Poco después de que esta acción directa tuviese lugar, unas 50,000 personas se reunieron alrededor de la plaza en apoyo a los estudiantes. En la mañana del 28 de setiembre, los tres fundadores de OCLP junto con representantes de FS anunciaron que Occupy Central comenzaría inmediatamente en la zona alrededor de la sede gubernamental. Todas las pancartas y otros recursos preparados inicialmente para el comienzo de Occupy Central previsto el 1 de octubre fueron desplegados en Admiralty.

Algunos activistas estudiantiles no estaban de acuerdo con la decisión de FS de permitir a la OCLP “asumir” el liderazgo, y muchos manifestantes se fueron inmediatamente. Viendo estas reacciones negativas, los fundadores de OCLP decidieron dar un paso atrás y limitarse a asistir a los estudiantes en protesta. Unas pocas horas después, decenas de miles de personas de todo Hong Kong se desplazaron a Admiralty para mostrar su apoyo a la protesta. Cuando la policía bloqueo su acceso a la sede del gobierno, seguidores furiosos bloquearon un bulevar y comenzaron espontáneamente la acción de ocupación. La policía utilizó aerosoles de pimienta para dispersar a la multitud, que se negaba a marcharse, llevando a los manifestantes a protegerse con paraguas (el paraguas subsiguientemente se convirtió en el símbolo de la protesta no violenta). Justo antes de las 6 de la tarde, cuando la OCLP y los líderes estudiantiles estaban a punto de celebrar una conferencia de prensa, la policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos a la multitud. Aunque el ataque provocó un momento de pánico, ni un solo manifestante contraatacó o huyó. Poco después, los manifestantes se reunieron de nuevo en Admiralty. Otros ocuparon intersecciones en otros dos distritos comerciales de Hong Kong: Mong Kok y Causeway Bay. El coraje de los manifestantes en la lucha por la democracia y su firme creencia en la no-violencia cautivó la imaginación de mucha gente de Hong Kong.

Inmediatamente después de comenzar la ocupación, surgieron conflictos internos entre los manifestantes. Los estudiantes y otros manifestantes jóvenes consideraron el plan original de la OCLP demasiado pasivo y débil. Preferían una desobediencia civil con un carácter más activo, cuando no ofensivo, construyendo barricadas y bloqueando el despliegue policial. Cuando se confrontaban a la policía levantaban las manos como gesto de no-violencia. Otro grupo de manifestantes más radicales, sin embargo, consideraron al Movimiento de los Paraguas, tal y como se lo llamaba ahora, un movimiento de resistencia que no debería limitarse a la idea de desobediencia civil o su principio de no-violencia. Estos radicales atacaron el liderazgo formado por FS, Scholarism y OCLP y promovieron una estructura descentralizada en el movimiento. Su lema era “No me representas”. Llamaron a sus seguidores a destruir las pancartas de OCLP e incluso el escenario desde el cual los líderes del movimiento emitían discursos, pues el primero representaba reglas y disciplina y el segundo simbolizaba un liderazgo alienado de las masas.

La falta de reglas rígidas proporcionó a los manifestantes una sensación de mayor autonomía. Abrió un espacio en el que podían construir un movimiento propio. Todos los manifestantes eran tratados como iguales en relación al control de las barricadas y a la iniciación de foros, y compartir comida, medicina y habilidades era muy común. Los manifestantes establecieron y gestionaron un sistema de reciclaje y aparecieron numerosas creaciones artísticas en los lugares Occupy. Careciendo de un liderazgo claro, sin embargo, el movimiento también perdió dirección, sobre todo después de que los líderes estudiantiles finalizaran su debate con los altos oficiales del gobierno. Los estudiantes actuaron de un modo admirable durante el debate y ganaron un tremendo respeto de la comunidad. La OCLP, no obstante, sugirió que o bien se continuase el diálogo con el gobierno o los manifestantes deberían considerar la retirada pues el mensaje ya había sido dicho, alto y claro. Los líderes estudiantiles rechazaron ambas sugerencias y continuaron la ocupación a pesar de un posterior mandato judicial. El punto muerto entre los manifestantes y el gobierno fue resultado de la objeción de Beijing a aumentar más la actuación represiva de la policía mientras que los líderes estudiantiles estaban divididos entre la OCLP y los manifestantes más radicales. Cuando la ocupación causó inevitablemente más molestias y disturbios en las vidas cotidianas de la gente, incluyendo congestiones de tráfico, el gobierno decidió adoptar una estrategia de esperar a ver qué ocurría en lugar de hacer concesiones substanciales.

El movimiento fue el mayor en la historia de Hong Kong pero también provocó una reacción negativa en la comunidad. Las encuestas mostraron que la comunidad estaba seriamente dividida, con cada bando recibiendo más de un 30% de apoyo.1010. Chinese University of Hong Kong, Centre for Communication and Public Opinion Survey. Public opinion & political development in Hong Kong: survey results (Hong Kong, 2014), visitado en mayo de 2015, http://www.com.cuhk.edu.hk/ccpos/images/news/20141022-eng.pdf. La mayoría de jóvenes apoyaba al movimiento, mientras que la mayoría de padres se oponía. Cuando Occupy se aproximó a su segundo mes, incluso muchos defensores de la democracia llegaron a la conclusión de que el movimiento debía terminar en algún momento. Probablemente bajo la presión de los manifestantes más radicales, los líderes estudiantiles decidieron asaltar la sede gubernamental el 30 de noviembre. La acción causó un número de heridos al responder la policía con bastones. El 3 de diciembre los fundadores de OCLP expresaron abiertamente su desacuerdo con la acción de los manifestantes y le solicitaron a todos los manifestantes a retirarse de la ocupación. Junto con más de 60 manifestantes, los fundadores de OCLP se entregaron a la policía para mostrar su determinación a asumir sus responsabilidades legales y explicar en más detalle su causa durante un eventual juicio. El gobierno despejó finalmente la ocupación en Admiralty el 11 de diciembre y el 15 de diciembre en Causeway Bay. Para los manifestantes, la ocupación había acabado pero el movimiento continuaba. “Volveremos” fue escrito en el suelo de Admiralty cuando los manifestantes se retiraron.

 

Photo by Trey Menefee / CC BY-NC-SA 2.0

06

La reforma de China y el futuro de los derechos humanos en Hong Kong

El gobierno de Hong Kong presentó a aprobación una propuesta de reforma del Legco el 17 de junio de 2015. La propuesta fue planteada dentro de un marco estricto establecido por Beijing. Aunque habría ofrecido a los votantes de Hong Kong la oportunidad de elegir a sus propios líderes, los candidatos a votación habían sido vetados antes por un Comité pro-Beijing. Por lo tanto, la propuesta fue vetada por los legisladores democráticos, como cabía esperar.1111. Tom Phillips, “Hong Kong parliament defies Beijing's insistence and rejects 'democracy' plan,” The Guardian, June 18, 2015, visitado en junio de 2015, http://www.theguardian.com/world/2015/jun/18/hong-kong-parliament-defies-beijings-insistence-and-rejects-democracy-plan. Incluso sin democracia, Hong Kong todavía puede operar porque es una sociedad muy institucionalizada. Tenemos un servicio civil eficiente trabajando de acuerdo con normas y regulaciones y un judiciario independiente protegiendo los derechos humanos básicos. Dicho esto, al gobierno se le va a hacer difícil implementar reformas sustanciales o políticas controvertidas, pues el sistema actual no le otorga suficiente legitimidad. Si muchos problemas fuertemente enraizados como la vivienda y los monopolios no son tratados adecuadamente, surgirán más conflictos.

También hay signos de que las autoridades aumentarán su control sobre el campo ideológico. Al comienzo de la ocupación, una serie de académicos y oficiales en Beijing concluyeron que la generación más joven había sido influenciada negativamente por intelectuales liberales en Hong Kong. Después los periódicos pro-Beijing de Hong Kong atacaron a la HKU por desempeñar un papel demasiado prominente en el Movimiento Occupy. Numerosos académicos, incluido el autor de este artículo, han sido acusados de diseminar ideas perniciosas. También han criticado a la HKU por considerar la promoción del Profesor Johannes Chan, ex decano de la Facultad de Derecho de HKU y defensor de la democracia desde hace mucho tiempo, a vicerrector de la universidad. En el ámbito de la escuela secundaria, se ha ejercido presión sobre los Estudios Liberales, una materia diseñada para fomentar la capacidad de pensamiento crítico en los estudiantes. Finalmente, algunas de las cadenas de librerías más grandes de Hong Kong, incluyendo Commercial Press, han rechazado libros que apoyan al movimiento.

Una amenaza más inminente es la promulgación de una ley de seguridad nacional (Artículo 23). Muchos políticos pro-Beijing retomaron el tema al comienzo de las protestas, manifestando su opinión de que el Movimiento de los Paraguas era un acto de subversión e incluso de traición que sólo una ley de seguridad nacional podía evitar que se repitiese. Algunos sugirieron incluso la aplicación directa en Hong Kong de las leyes de seguridad nacional de China. Al haberse asegurado el gobierno suficientes votos en el Legco para la aprobación del Artículo 23, la gente de Hong Kong sólo puede depender de la sociedad civil para evitar que esto ocurra. Para enfrentarse a este desafío, las organizaciones de sociedad civil deben aprender la lección del Movimiento Occupy superando su división interna y construyendo un liderazgo más coherente junto con los partidos de la oposición.

China es actualmente la segunda superpotencia mundial, y depende menos de Hong Kong que en el pasado. Tiene suficiente confianza para decir NO a Hong Kong pero no la suficiente para permitirle la democracia. El máximo líder chino, Xi Jinping, está todavía en proceso de consolidar su poder. Darle a Hong Kong democracia contradiría su actual postura de manejar el país. Sin embargo, mientras China tiene todavía que encontrar un modelo sostenible de desarrollo, y la efectividad del enfoque verticalista de Xi para controlar la corrupción es discutible, el Partido Comunista Chino deberá encontrar maneras más institucionalizadas para lidiar con los apremiantes problemas sociales actuales. Si no lo hace no será capaz de prevenir conflictos entre facciones dentro del partido ni de evitar que los conflictos sociales en diferentes regiones se acumulen hasta el punto de “fractura”, como recientemente ha predicho Shambaugh.1212. David Shambaugh, “The Coming Chinese Crackup,” Wall Street Journal, 6 de marzo 2015, visitado en mayo de 2015, http://www.wsj.com/articles/the-coming-chinese-crack-up-1425659198. Cuando China reconozca la importancia de la transparencia, de la rendición de cuentas, de la participación pública, del derecho procesal y de la buena gobernanza, Hong Kong tendrá más posibilidades de alcanzar la democracia.

Para hacer esto posible, los pro demócratas necesitan construir una oposición más coherente y un liderazgo más fuerte dentro de la comunidad. Su papel es particularmente crucial cuando la rivalidad entre diferentes alas del movimiento estudiantil ha llevado a la Federación de Estudiantes al borde de la desintegración. Con independencia de estos desafíos, no obstante, hay señales de que la lucha por la democracia en Hong Kong continuará. En una encuesta reciente conducida conjuntamente por tres universidades de Hong Kong al respecto de la reforma política realizada por el gobierno, se vio que alrededor del 47% de la gente apoyaba esta propuesta mientras que el 38% se oponía. Además, entre los encuestados de entre 18 y 29 años de edad, alrededor del 63% estaba en contra de la propuesta y entre graduados universitarios el 55% se oponía a ella. Los jóvenes y formados rechazan aceptar un sufragio universal limitado.1313. “SAR government has always claimed that a majority of citizens support the constitutional reform package?” Nextmedia, 28 abril de 2015, visitado en mayo de 2015, http://hk.apple.nextmedia.com/realtime/news/20150428/53682382. Únicamente en chino. Ante esto, aunque el Movimiento de los Paraguas no provocase un cambio inmediato en el sistema, ha sembrado con éxito las semillas de la democracia en la próxima generación.

Kin-man Chan - China

Kin-man Chan es cofundador de Occupy Central with Love and Peace. También es profesor asociado de Sociología en la Universidad China de Hong Kong.

Recibido en abril de 2015.

Original en inglés. Traducido por Sebastián Porrúa Schiess.