Convocatoria para la
31ª edición

Sur - Revista Internacional de Derechos Humanos

Derechos humanos en el contexto de pandemia: impactos y respuestas

Colaboran con esta edición
Eliana Sousa Silva11. Eliana Sousa Silva es fundadora y directora de la ONG Redes da Maré, curadora y organizadora del Festival Mujeres del Mundo - WOW Rio. Premio Honoris Causa de la Universidad Queen Mary de Londres y Servicio Social de la Pontificia Universidad Católica de Rio de Janeiro (PUC / Rio). Trabajó en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) durante más de 30 años. En 2007, Eliana fundó, junto a otros líderes locales, la ONG Redes da Maré, que ejecuta 19 proyectos en diferentes áreas que van desde la educación a la cultura, desde la formación profesional y la emancipación femenina hasta los derechos humanos y la seguridad pública, desde el desarrollo territorial hasta la memoria colectiva. A lo largo de su carrera, Eliana ha recibido varios premios, entre ellos Itaú Cultural 30 años (2018), El Mujer del Año - área social, del Rotary Club de Río de Janeiro (2005), Mujer Claudia - servicio social, de la Editora Abril (2004) y Emprendedores sociales de Ashoka (2000).
Usha Ramanathan22. Usha Ramanathan es una activista de derechos humanos de la India y una reconocida especialista en derecho y pobreza. Estudió derecho en la Universidad de Madras, la Universidad de Nagpur y la Universidad de Delhi. Es investigadora en el Centro para el Estudio de Sociedades en Desarrollo, en India. La Dra. Ramanathan enseña derecho ambiental, derecho laboral y derecho del consumidor en el Indian Law Institute. Es profesora invitada habitual en muchas universidades de todo el mundo, miembro del Panel Asesor de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Amnistía Internacional y también editora de Asia Meridional del Law, Environment and Development Journal (LEAD Journal), uma revista académica revisada y publicada conjuntamente por la Facultad de Derecho de la Facultad de Estudios Orientales y Africanos (SOAS), de la Universidad de Londres, y el Centro de Investigación de Derecho Ambiental Internacional (IELRC).
Luis Gilberto Murillo Urrutia33. Luis Gilberto Murillo-Urrutia tiene más de 30 años de experiencia en el diseño, implementación y promoción de políticas públicas; particularmente, en las áreas de desarrollo regional sostenible, recursos naturales, protección ambiental, inclusión social y construcción de paz. Murillo-Urrutia es Ingeniero de Minas con Maestría en Ciencias de la Ingeniería. Actualmente es académico invitado de Martin Luther King, Jr. y miembro de la Iniciativa de Soluciones Ambientales del MIT. Murillo-Urrutia asesora y lidera la investigación de políticas aplicadas sobre la intersección de soluciones comunitarias y basadas en la naturaleza para el cambio climático y la justicia ambiental. También está afiliado al Centro de Estudios Latinos y Latinoamericanos (CLALS) de la American University en Washington, DC como Research Fellow.Fue una figura central en el liderazgo de la formulación e implementación del marco de políticas nacionales de cambio climático bajo el Acuerdo de París, la ley nacional de gestión del cambio climático, el impuesto nacional al carbono y el mercado voluntario de carbono orientado a la comunidad durante su mandato como Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia. A través de sus diversos roles en el gobierno y la sociedad civil, Murillo-Urrutia ha estado al frente de la concepción y realización de un futuro nuevo y mejor para el pueblo de Colombia.
Rafael Zanatta44. Director de la Asociación de Investigación Data Privacy Brasil. Tiene una maestría en la Facultad de Derecho de la USP y es candidato a doctorado en el Instituto de Energía y Medio Ambiente de la USP. Máster en Derecho y Economía de la Universidad de Turín. Alumno del Curso de Política y Derecho de Privacidad de la Universidad de Amsterdam. Investigador en The New School (EE. UU.). Miembro de la Red Latinoamericana de Vigilancia, Tecnología y Sociedad (Lavits) y del Instituto Brasileño de Responsabilidad Civil (Iberc). y Bruno Bioni55. Director de la Asociación de Investigación Data Privacy Brasil. Candidato a Doctorado en Derecho Comercial y Magíster en Derecho Civil por la Facultad de Derecho de la USP. Becario del Consejo Europeo de Protección de Datos y del Departamento de Protección de Datos del Consejo de Europa. Miembro de la Red Latinoamericana de Vigilancia, Tecnología y Sociedad (Lavits).

Estamos en el 2021 y la promoción y defensa de derechos humanos parece nunca haber sido algo tan urgente en la agenda global como lo es ahora. El mundo llegando a 4 millones de muertes por Covid-19, casi 180 millones de personas infectadas y una coyuntura geopolítica preocupante para concretar un cronograma de vacunas en países del sur global perfila un panorama desalentador.

La pandemia profundizó la crisis económica global, la desigualdad social y, de modo general, el acceso a derechos para la gran mayoría de la población del mundo, con impactos específicos y mucho más negativos sobre Pueblos y comunidades negras e indígenas. En la Sur 31 nos interesa el debate internacional de derechos humanos en este contexto, entender los desafíos para el movimiento y continuar escuchando y amplificando las voces de personas y colectivos que buscan justicia, defienden los territorios, reivindican libertad y tantas otras formas de luchar por derechos.

La Sur dedicó sus últimos 6 dossiers a los siguientes temas: género y lucha de las mujeres, recursos naturales, reducción del espacio democrático, raza, religión y defensoras y defensores de derechos humanos. El compromiso con una perspectiva crítica de temas relevantes para la agenda de derechos humanos en el Sur global ha estado acompañada por procesos internos de revisión de políticas editoriales y ha desembocado en acciones de transformación de todo el proceso de producción de la revista, dentro de las cuales destacamos una nueva periodicidad que permitirá aprovechar mejor los contenidos de la revista; y la representatividad racial y el uso de lenguaje inclusivo como elementos centrales de la política editorial.

La última edición fue elaborada durante el primer año de la pandemia del Covid-19 y nuestro interés fue específicamente hablar sobre la trayectoria de defensoras y defensores de derechos humanos. Al priorizar las personas y sus historias, muchos temas fueron mencionados, pero no discutidos en profundidad.

De esta manera, en esta edición 31 de la Revista Sur: Derechos humanos en el contexto de pandemia: impactos y respuestas, consideramos tener un mejor alcance temático abordando de manera profunda 3 temas relevantes para el actual momento, a saber “La pandemia del Covid-19 y sus impactos sobre derechos humanos”, “Pueblos indígenas, comunidades negras/afrodescendientes, justicia climática y medio ambiente” y “Vigilantismo y seguridad”, detallados a continuación:

1. La pandemia del Covid-19 y sus impactos sobre los derechos humanos

Las personas que están en la base de la pirámide económica y social enfrentan siempre los efectos más devastadores en situaciones de crisis o catástrofes de gran escala. En la crisis sanitaria generada por el Covid-19, comunidades empobrecidas y vulnerables han sido las más afectadas: son las que tienen dificultades de acceso a alimentación, a agua potable, a locomoción y salud; son las que trabajan en condiciones precarias o insalubres, así como las que frecuentemente presentan algún tipo de comorbilidad o están en situación de inestabilidad legal e/o migratoria. Estas poblaciones fueron drásticamente impactadas por el virus y su mortalidad66. En el último mes de mayo, 31% de las muertes por Covid-19 ocurrieron en América Latina y el Caribe. “América Latina ultrapassa um milhão de mortes por covid-19”, DW, 22 de mayo de 2021, visitado el 25 de junho de 2021, https://www.dw.com/pt-br/am%C3%A9rica-latina-ultrapassa-um-milh%C3%A3o-de-mortes-por-covid-19/a-57631745., por el empeoramiento de las condiciones de vida que este generó y, consecuentemente, tienen menos oportunidades de alcanzar un futuro digno.

Además de poner la mirada en quiénes están más expuestos/as al contagio, quiénes tienen más riesgo de morir, quiénes pierden su trabajo, su casa y quiénes pasan hambre, es decir, aquellas personas con la mayoría de sus derechos fundamentales violados, también es necesario preguntarse, en este contexto, por quiénes tienen acceso a tratamiento adecuado, quiénes pueden vacunarse y quiénes vivirán para contar su propia historia. Hambre, violencia de género, precarización laboral y represión son algunas de las situaciones que se suman al panorama de una pandemia que es globalmente racializada.

Es necesario resaltar que en medio a la realidad de sufrimiento, luto, hambre e incertidumbre que este momento genera, se han creado espacios de articulación social y política, redes de solidaridad y, de modo general, hemos visto la resiliencia de los movimientos sociales, el surgimiento de diversas formas de organización y de trabajo colectivo, tanto para mitigar los efectos negativos sobre comunidades periféricas y empobrecidas cuanto para buscar soluciones estructurales regionales e internacionales.

Frente a este escenario, nos interesan propuestas que desde un enfoque interseccional respondan a las siguientes preguntas:

2. Pueblos indígenas, comunidades negras/afrodescendientes, justicia climática y medio ambiente

La protección del medio ambiente es fundamental para la sobrevivencia de la especie humana, lo que torna imprescindible y urgente asumir este desafío desde una perspectiva de garantía de derechos fundamentales. De la misma manera, esta discusión no puede privarse de considerar las cuestiones de género y de raza. La lucha por la justicia climática puede tener el potencial de aglutinar la preocupación con la naturaleza y el reconocimiento de las múltiples formas de opresión que configuran el racismo ambiental.

En esta edición de la revista, nos gustaría colocar en evidencia la relación entre justicia climática y derechos humanos, dando especial atención a los derechos de pueblos indígenas u originarios, de las comunidades negras/afrodescendientes y su agravamiento durante la pandemia. Buscamos relacionar las narrativas y prácticas de enfrentamiento a la crisis climática con una perspectiva que considere los debates sobre interseccionalidad, territorialidad, así como las múltiples resistencias a las formas desiguales de organización del poder y del saber.

A partir de esto, nos interesa recibir contribuciones que intenten responder a algunas de las siguientes preguntas:

3. “Vigilantismo y seguridad”

En la edición 26 de la Sur (2017) abordamos las crecientes restricciones que el espacio democrático ha enfrentado en varios países en los últimos años, y en la edición 27 (2018) discutimos la relación entre internet y democracia. Denuncias de rápida expansión geográfica del vigilantismo y de una variedad de maneras a través de las cuales los gobiernos limitan y amenazan a la sociedad civil, nos alertaron sobre los riesgos de legislaciones restrictivas al ejercicio de las libertades y la democracia. Leyes que usan el pretexto de combate al terrorismo y leyes de vigilancia y seguridad cibernética nacional se mostraron especialmente peligrosas, estableciendo regímenes excepcionales de recolección de datos y formas de investigación especialmente invasivas. Esto está relacionado al desarrollo acelerado de tecnologías y softwares especializados en rastreo y vigilancia que facilitan el acceso ilimitado a datos y centralización de la información por parte de los gobiernos, sin la debida lucidez institucional y sin mecanismos de fiscalización efectivos.

Cómo es usada la información, en las manos de quiénes está y como ella impacta, en términos de violación de derechos humanos a algunos grupos específicos, son algunas de las preocupaciones de las organizaciones que luchan por un espacio civil abierto y saludable en relación al uso indiscriminado de estas tecnologías. Esto involucra preocupaciones sobre temas de privacidad, vigilantismo, represión, rastreo de ciudadanos/as y principalmente los prejuicios presentes en los algoritmos usados para reconocimiento facial. Los sistemas de reconocimiento “son menos precisos en personas de piel oscura y son más usados para identificar personas no blancas, muchas veces con resultados desastrosos”77. “Más de 15 Mil Cámaras con Reconocimiento Facial Vigilan a los Neoyorquinos: Amnistía Internacional”, R3D, 8 de junho de 2021, acesso em 6 de julho de 2021, https://r3d.mx/2021/06/08/mas-de-15-mil-camaras-con-reconocimiento-facial-vigilan-a-los-neoyorquinos-amnistia-internacional/., permitiendo que sesgos y prejuicios perpetúen la persecución penal, ahora con apariencia tecnológica.

Personas migrantes y refugiadas también han sido impactadas por estas tecnologías que con mucha frecuencia son discriminatorias, violan el derecho a la privacidad y se vuelven peligrosas para su seguridad. La pandemia del Covid-19 aceleró el uso de tecnologías de vigilancia y eso aumentó las violaciones de derechos contra estos grupos.88. El gobierno de los Estados Unidos usa aplicaciones de reconocimiento facial para procesar solicitudes de refugio: Molly O’Toole, “Exclusive: Biden has quietly deployed an app for asylum seekers. Privacy experts are worried.” Los Angeles Times, 4 de junho de 2021, acesso em 25 de junho de 2021, https://www.latimes.com/politics/story/2021-06-04/asylum-bidens-got-an-app-for-that-with-privacy-risks-and-surveillance-beyond-border.

En relación a este tema, nos gustaría recibir contribuciones que nos ayuden a responder algunas de las siguientes preguntas:

Además de estos tres ejes, reconocemos que la lucha por derechos humanos en el 2021 ha asumido diferentes rostros y formas de accionar, y que la crisis causada por la pandemia impacta de maneras distintas las poblaciones más vulnerables y sus agendas locales. Por esta razón, Conectas Derechos Humanos en colaboración con la Asociación Data Privacy Brasil de Investigación hace un llamado para el envío de contribuciones como artículos, ensayos, estudios de caso, reflexiones institucionales y piezas artísticas – preferentemente a autores/as del Sur global – para la 31ª edición de Sur – Revista Internacional de Derechos Humanos, en las cuales se discuta alguno de los tres temas mencionados o se presenten temas relevantes en la agenda del movimiento de derechos humanos en el contexto actual. El plazo final para el envío de propuestas será el 30 de agosto de 2021.

Considerando esto, la Revista Sur recibe contribuciones (en portugués, inglés o español) entre 7.000 – 20.000 caracteres (incluyendo espacios) en los siguientes formatos: