Dossier SUR sobre drogas y derechos humanos

Asia: Promoviendo políticas de droga más humanas y eficaces

Gloria Lai

El Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas pide más participación de la sociedad civil camino a UNGASS 2016

+ ARTICLES

RESUMEN

En varias partes del mundo, los gobiernos han comenzado a cuestionar abiertamente la efectividad de las políticas represivas para el control de las drogas. Sin embargo, en Asia el debate sobre las políticas de drogas es muy limitado. Tanto el uso como el suministro de drogas controladas, son vistos como una amenaza para la seguridad del Estado que debe ser erradicada, justificando la implementación de políticas de drogas severamente punitivas. Existe poco apoyo público para desafiar estas políticas duras. La autora argumenta que la sociedad civil debe promover y debe ayudar a facilitar un diálogo más abierto y racional con los gobiernos para impulsarlos a comprometerse en una evaluación honesta sobre el enfoque actual. Este diálogo se vuelve necesario en el camino hacia la Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre el problema de las drogas en abril de 2016.

Palabras Clave

| | | | | | | |

• • •
01

Muchos países fuera de Asia están experimentando enfoques alternativos para las políticas de drogas. Esto incluye, por ejemplo, la despenalización del uso de drogas, una amplia gama de intervenciones para reducción de daños, alternativas al encarcelamiento como a sanciones penales para delitos menores relativos a las drogas, y mercados de cannabis legalmente regulados. Sin embargo, Asia como región, parece incapaz de alejarse de un enfoque represivo y punitivo sobre las drogas. Tanto el uso como el suministro de drogas controladas son generalmente vistos como una amenaza a la seguridad del Estado que debe ser erradicada, como lo demuestran estrategias regionales y nacionales de drogas que apuntan a sociedades “libres de drogas”.11. Por ejemplo, ver el Centre for International Law, “2012 ASEAN Leaders’ Declaration on Drug-Free ASEAN 2015,” April 3, 2012, visitado en julio de 2015, http://cil.nus.edu.sg/rp/pdf/2012%20ASEAN%20Leaders%20Declaration%20on%20Drug-Free%20ASEAN%202015-pdf.pdf El uso de cualquier tipo de droga controlada es considerado como un fracaso moral que no puede ser tolerado.

Como resultado, existe poco apoyo público para cuestionar la implementación o la eficacia de las políticas duras sobre drogas. Esto se da a pesar de la inadecuación de los enfoques existentes, que no sólo fracasaron en prevenir la rápida expansión de los mercados de drogas y los daños relacionados a las drogas, sino que también han llevado a violaciones de derechos humanos que van desde la detención compulsiva de usuarios de drogas, hasta sentencias de pena de muerte.22. United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC), The Challenge of Synthetic Drugs in East and South-East Asia and Oceania: Trends and Patterns of Amphetamine-type Stimulants and New Psychoactive Substances 2015, May 2, 2015, visitado el 6 de junio de 2015, http://www.unodc.org/documents/southeastasiaandpacific/Publications/2015/drugs/ATS_2015_Report_web.pd; International Drug Policy Consortium (IDPC), “A drug-free ASEAN by 2015: comments on the final assessment from a civil society perspective,” June 2015, visitado el 6 de junio de 2015, http://idpc.net/publications/2014/06/a-drug-free-asean-by-2015-comments-on-the-final-assessment-from-a-civil-society-perspective. Además, muchos gobiernos de la región no permiten siquiera un espacio para una participación crítica de la sociedad civil sobre el tema de las políticas de drogas, en parte debido al marco de comprensión de las drogas como una amenaza a la seguridad estatal y a la represión en general del activismo de la sociedad civil en algunos países. En China, por ejemplo, los activistas de organizaciones no gubernamentales son vigilados de cerca y sus trabajadores son sujetos a interrogatorios aleatorios por parte de fuerzas de seguridad si participan en actividades que son consideradas como amenazas para el Estado.33. Simon Denyer, “NGOs in China fear clampdown as Xi Jinping plans new security controls,” The Guardian, March 30, 2015, visitado el 4 de junio de 2015, http://www.theguardian.com/world/2015/mar/30/ngos-china-fear-security-clampdown.

“Muchos gobiernos de Asia, introdujeron algunos niveles de reforma política para aproximarse al uso de drogas como una cuestión de salud, más que como un crimen”

No obstante, tras el uso de drogas inyectables y los índices de prevalencia de HIV asociados, en los años 1990 comenzó a aumentar el financiamiento internacional para la prevención, tratamiento y atención del HIV, lo que ayudó a facilitar el establecimiento de programas de reducción de daños en la región, y permitió dentro de ciertos límites, que las organizaciones de la sociedad civil y redes de usuarios de drogas, ganaran un rol como proveedores de expertos en términos de servicios de salud esenciales y de reducción de daños.44. Simon Baldwin, Drug policy advocacy in Asia: Challenges, opportunities and prospects (London: IDPC, 2013). En respuesta, muchos gobiernos de Asia, introdujeron algunos niveles de reforma política para aproximarse al uso de drogas como una cuestión de salud, más que como un crimen, a menudo utilizando el aparentemente bien intencionado lema, aunque impreciso y estigmatizador, “los usuarios de drogas son pacientes, no criminales”.55. Jimmy Dorabjee, “Harm reduction in South, South East, and East Asia” in Harm Reduction in Substance Use and High-Risk Behaviour, ed. Richard Pates and Diane Riley (West Sussex, UK: Wiley-Blackwell, 2012), 354. Sin embargo, los encuadres sobre políticas de drogas y objetivos fundamentales de erradicación del mercado de drogas, no ha cambiado. Las drogas continúan siendo consideradas como un mal social que debe ser eliminado y los usuarios de drogas siguen siendo objeto de políticas punitivas, a pesar de que la expansión del mercado de drogas en la región muestra el fracaso de los gobiernos para alcanzar los objetivos de las políticas de drogas que ellos mismos se establecieron.

En Asia, todos los países encarcelan personas por el uso de drogas y muchos llevan a cabo redadas policiales para arrestar a usuarios, así como los someten a abusos de derechos humanos que van desde exámenes forzados de orina, registro compulsorio por parte de agencias de seguridad, torturas y múltiples formas de detención arbitraria.66. Gary Reid and Nick Crofts, “Historical Perspectives of drug use in Southeast Asia,” in Drug law reform in East and Southeast Asia, ed. Fifa Rahman and Nick Crofts (UK: Wiley-Blackwell, 2013), 1–11; Joanne Csete and Fifa Rahman, “Turning a page: Human rights and drug policy in East and Southeast Asia” in Drug law reform in East and Southeast Asia, ed. Fifa Rahman and Nick Crofts (UK: Wiley-Blackwell, 2013), 27–38. Ver también: IDPC, “Throughout Asia, criminalization and harsh punishment are imposed on people who use drugs,” IDPC infographic, January 26, 2015, visitado el 9 de julio de 2015, http://idpc.net/alerts/2015/01/throughout-asia-criminalisation-and-hard-punishment-are-imposed-on-people-who-use-drugs. Ha quedado claro que la región no sólo necesita que la sociedad civil promueva la ampliación de la reducción de daños y que se brinden servicios de tratamientos para las drogas, sino que también las políticas de drogas no estén basadas en la criminalización y el castigo, sino en principios de salud, reducción de daños y derechos humanos. Camino a la Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre el problema mundial de las drogas, que se realizará en Nueva York el 19 y 20 de abril de 2016, se torna urgente la necesidad del involucramiento de la sociedad civil, para garantizar que la participación de los Estados Miembros se realice en un diálogo abierto y honesto sobre las políticas de drogas que están funcionando y las que no.

02

El Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas en Asia

Como red global de más de 130 organizaciones de la sociedad civil, con una secretaría con sede en Bangkok y en Londres, el Consorcio Internacional de Políticas de Drogas (IDPC, sus siglas en inglés) promueve políticas nacionales e internacionales de drogas que estén basadas en los principios de derechos humanos, seguridad humana, inclusión social, salud pública, desarrollo y participación de la sociedad civil. Una misión clave del IDPC es promover políticas de drogas basadas en evidencias, que estén enfocadas en la reducción de las consecuencias dañinas, más que solamente en la búsqueda de reducir la escala del uso y los mercados de droga.

Como en otras regiones del mundo, IDPC busca estimular un diálogo abierto y objetivo sobre políticas de drogas en Asia, mediante la publicación y difusión de investigaciones y análisis de políticas relevantes, así como a través de la organización de foros. Un diálogo abierto y significativo sobre políticas de drogas se basa también en una participación equitativa de quienes hacen políticas y de la sociedad civil, incluyendo expertos y aquellas personas más afectadas por las políticas de drogas, especialmente usuarios. IDPC trabaja para aumentar la capacidad de la sociedad civil, garantizando una comunicación efectiva sobre los avances en las políticas de drogas y oportunidades de advocacy a través de redes y desarrollando talleres sobre incidencia en materia de políticas de drogas en países como Tailandia, Indonesia, India, Malasia y Myanmar.

“Las ejecuciones en Indonesia, indican que la tendencia general en toda Asia es a favor de políticas de drogas punitivas”

El desarrollo de relaciones constructivas entre representantes de la sociedad civil, quienes diseñan las políticas, e instituciones internacionales clave sobre cuestiones de políticas globales de drogas, incluyendo la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una tarea crítica y constante del IDPC. Esto ayuda a asegurar la participación equitativa de todas las partes interesadas en el diálogo sobre políticas de drogas, basadas en la evidencia. Los desafíos para alcanzar este objetivo en Asia son significativos, y van desde la falta de capacidad y compromiso de los actores de la sociedad civil, hasta la falta de transparencia, de accountability y de oportunidades para que la sociedad civil pueda hacer contribuciones en el proceso de elaboración de políticas de drogas.

El trabajo de IDPC en Asia puede ser ejemplificado a través de sus acciones tras el anuncio del Presidente de Indonesia de Diciembre de 2014, de que las 64 personas condenadas a pena de muerte por delitos vinculados a drogas, serían ejecutadas. El IDPC trabajó junto a defensores locales e internacionales representando a usuarios de drogas, ONG que brindan servicios de asesoría legal, de salud y de reducción de daños, y académicos para pedir un alto en las ejecuciones a través de múltiples estrategias de advocacy, buscando influir en los políticos y en la opinión pública. Las actividades conjuntas incluyeron una protesta en la entrada de la reunión anual del órgano de elaboración de política global de drogas, la Comisión de la ONU de Estupefacientes (CND sus siglas en inglés) en Viena, Austria, así como en la sede de la ONU en Nueva York durante otra reunión de la CND; discusiones con la delegación de Indonesia y diálogos abiertos en la CND para debatir mejores alternativas de políticas de drogas; envío de cartas al presidente de Indonesia y jefes de dos instituciones de la ONU cuya responsabilidad primaria es el control de drogas (ONUDD y la Junta Internacional de Control de Estupefacientes) desafiando la exactitud de los datos que el Presidente había citado al declarar estado de emergencia en relación a las drogas; así como el enlace con los medios para diseminar este mensaje.77. Claudia Stoicescu, “Indonesia uses faulty stats on ‘drug crisis’ to justify death penalty,” The Conversation, February 4, 2015, accessed June 7, 2015, https://theconversation.com/indonesia-uses-faulty-stats-on-drug-crisis-to-justify-death-penalty-36512; The Editors, “Indonesia’s Jokowi vows strict policy, death penalty for drug crimes,” World Politics Review, April 22, 2015, visitado el 6 de junio de 2015, http://www.worldpoliticsreview.com/trend-lines/15596/indonesia-s-jokowi-vows-strict-policy-death-penalty-for-drug-crimes. Es terrible y decepcionante que aún así, el Gobierno de Indonesia procedió con la ejecución de ocho personas condenadas por delitos vinculados al tráfico de drogas el 8 de abril de 2015, luego de la ejecución de seis personas también procesadas por delitos de drogas en enero de 2015.88. AFP/Reuters, “Indonesia executes six drug convicts as new president Joko Widodo takes a hard line on drugs,” ABC News, January 29, 2015, visitado el 7 de junio de 2015, http://www.abc.net.au/news/2015-01-18/indonesia-executes-six-drug-convicts-most-foreigners/6023518; Claire Phipps, “Who were the eight people executed by Indonesia?,” The Guardian, April 28, 2015, visitado el 7 de junio de 2015. A pesar de que algunos países de la región, como Vietnam,99. An Dien, “Is Vietnam ready to abolish the death penalty?,” Thanh Nien News, January 22, 2015, visitado el 13 de julio de 2015, http://www.thanhniennews.com/politics/is-vietnam-ready-to-abolish-death-penalty-37916.html. Malasia1010. Kate Mayberry, “Executing drug dealers in Southeast Asia,” Al Jazeera, June 22, 2015, visitado el 13 de julio de 2015, http://www.aljazeera.com/indepth/features/2015/06/executing-drug-dealers-southeast-asia-150622060018374.html. y Singapur,1111. Jeraldine Phneah, “Singapore and the death penalty,” The Diplomat¸ November 20, 2013, visitado el 13 de julio de 2015, http://thediplomat.com/2013/11/singapore-and-the-death-penalty/. han dado pasos hacia la abolición o reducción del uso de la pena de muerte, las ejecuciones en Indonesia, indican que la tendencia general en toda Asia es a favor de políticas de drogas punitivas.

Photo by Jean-Christophe / CC BY-NC-SA 2.0

03

ASEAN y los peligros del mantra “libre de drogas”

En el Sudeste asiático, no sólo es la organización regional –Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)– quien adopta la visión de volverse un espacio libre de drogas en su estrategia sobre drogas, sino también algunos de sus Estados Miembros incluyendo a Indonesia y Myanmar.1212. Indonesia National Narcotics Agency, “The Indonesia Policies and Strategies to achieve ‘A drug-free ASEAN in 2015,’” (presentación para a ASEAN Inter-Parliamentary Assembly, July 10, 2012), visitado el 7 de junio de 2015, http://www.aipasecretariat.org/wp-content/uploads/2014/02/ANNEX-D.pdf. Los ministros de ASEAN se comprometieron en 1998 a llegar a una región libre de drogas para el año 2015,1313. Association of Southeast Asian Nations (ASEAN), Joint Declaration for a Drug-Free ASEAN, July 25, 1998, visitado el 13 de julho de 2015, http://www.asean.org/communities/asean-political-security-community/item/joint-declaration-for-a-drug-free-asean. luego de la última Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre Drogas de ese mismo año, donde adoptaron una declaración política que expresa que los Estados Miembros deben apuntar a “eliminar o reducir significativamente” el cultivo ilícito y a “promover una sociedad libre de abuso de drogas”.1414. UN General Assembly, Political Declaration, June 10, 1998, visitado el 13 de julho de 2015, http://www.un.org/ga/20special/poldecla.htm (paragraphs 12 and 14). La Comisión de la ONU sobre Estupefacientes también adoptó el slogan “Un mundo libre de drogas, ¡podemos hacerlo!” para su estrategia de diez años en 1998.1515. Tom Blickman, “Refreshing Costa’s memory,” TNI Drugs and Democracy Blog, June 8, 2008, visitado el 13 de julho de 2015, http://www.undrugcontrol.info/en/weblog/item/2029-refreshing-costas-memory?pop=1&tmpl=component&print=1%22%20target=%22_hplink. El órgano responsable de la ONU por asistir a los Estados Miembros en la implementación de los tratados de control de drogas internacionales, ONUDD; ha cambiado ahora sus objetivos hacia la estabilización y contención de los mercados de drogas.1616. United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC), Political Declaration and Plan of Action on international cooperation towards an integrated and balanced strategy to counter the world drug problem (Vienna: UNODC, 2009), visitado el 13 de julho de 2015, https://www.unodc.org/documents/ungass2016/V0984963-English.pdf; Tom Kramer et al., Bouncing Back: Relapse in the Golden Triangle (Amsterdam: TNI, 2014), 60–61. A pesar de que claramente Asia no está en camino de transformarse en un territorio libre de drogas a fines de 2015, no hay indicios de que exista la intención de cambiar de retórica, si se considera que los funcionarios de ASEAN comienzan a pensar su estrategia regional de drogas para luego del 2015.

“Establecer la meta de volverse libre de drogas no es solo meramente inútil sino inalcanzable puesto que constituye una retórica que ayuda a justificar políticas que causan una amplia gama de daños”

La nota de incidencia pública de IDPC de 2013 sobre la estrategia de drogas de ASEAN1717. IDPC, “A drug-free ASEAN by 2015: harmless rhetoric or a dangerous mantra?” IDPC Advocacy Note, September 18, 2013, visitado el 8 de junho de 2015, http://idpc.net/publications/2013/09/idpc-advocacy-note-a-drug-free-asean-by-2015-harmless-rhetoric-or-a-dangerous-mantra expresa que establecer la meta de volverse libre de drogas no es solo meramente inútil sino inalcanzable, puesto que al enmarcar las drogas y cualquier actividad relativa a esta como “mal social” a ser eliminado constituye una retórica que ayuda a justificar políticas que causan una amplia gama de daños. Asumir tales objetivos de política también ha conducido a una inversión desbalanceada de recursos en las intervenciones de la justicia criminal –basadas en la creencia errónea de que las medidas punitivas van a impedir las actividades relacionadas a las drogas. Esto no se apoya en ninguna evidencia y se realiza a expensas de poder garantizar la provisión efectiva y rentable de programas de salud y sociales para manejar los daños asociados a las drogas y a sus mercados.1818. IDPC, “A drug-free”.

Como resultado, en las últimas décadas, Asia ha visto abusos de gran escala a los derechos humanos cometidos en nombre de la guerra a las drogas, incluyendo prácticas abusivas de la policía contra usuarios de drogas. Esto quedó demostrado de forma grotesca cuando un número estimado de 2.800 personas fueron asesinadas por la policía en 2003 cuando el entonces Primer Ministro de Tailandia quiso eliminar las drogas en el país, en cuatro meses. Varias personas fueron asesinadas en ejecuciones extra judiciales por la policía y otros agentes de la ley por sospecha de participación en actividades relativas a las drogas. Aproximadamente otras 7.000 personas resultaron heridas en violaciones de derechos humanos, incluyendo la intimidación de defensores de derechos humanos y violencia policial.1919. Virginia Macdonald and Supatra Nacapew, “Drug control and harm reduction in Thailand,” IDPC Briefing Paper, November 18, 2013. Además, la mayoría de los países de la región imponen medidas punitivas y estigmatizadoras en respuesta al uso de drogas, incluyendo el registro compulsivo en agencias de seguridad, condena penal, encarcelamiento, y negación o provisión inadecuada de medidas para proteger la salud, como programas de agujas y jeringas. Además, los gobiernos tienden a imponer sentencias desproporcionadas y penas por actividades relacionadas a las drogas, que incluyen sentencias largas de encarcelamiento por delitos menores, no violentos y el uso continuo de la pena de muerte.2020. Global Commission on HIV and the Law, HIV and the Law: Risks, rights & health (New York: UNDP, July 2012), visitado el 8 de junho de 2015, http://www.hivlawcommission.org/resources/report/FinalReport-Risks,Rights&Health-EN.pdf; Global Commission on Drug Policy, War on drugs, June, 2011, visitado el 8 de junio de 2015, http://www.globalcommissionondrugs.org/wp-content/themes/gcdp_v1/pdf/Global_Commission_Report_English.pdf; Global Commission on Drug Policy, The war on drugs and HIV/AIDS: How the criminalization of drug use fuels the global epidemic, June, 2012, visitado el 8 de junho de 2015, http://globalcommissionondrugs.org/wp-content/themes/gcdp_v1/pdf/GCDP_HIV-AIDS_2012_REFERENCE.pdf.

“Es urgentemente necesario que quienes hacen políticas en la región inviertan, en cambio, en construir la capacidad de brindar tratamientos para las drogas que sean humanas y eficaces, así como servicios de reducción de daños”

También es en la búsqueda de metas irrealistas y libres de drogas, que algunos países de la región encarcelan o detienen personas en los así llamados centros de rehabilitación, para impedirlos de usar drogas. Para 2012, más de 200.000 personas habían sido recluidas en más de 1.000 centros compulsivos para usuarios de drogas (CCDU por sus siglas en inglés) en China y en la mayoría de los países del Sudeste Asiático: Camboya, Laos, Indonesia, Malasia, Myanmar, Tailandia, Filipinas y Vietnam.2121. Joseph Amon et al., “Compulsory drug detention in East and Southeast Asia: Evolving Government, UN and Donor responses,” International Journal of Drug Policy, 2013, visitado el 13 de julho de2015, http://www.academia.edu/4852694/Compulsory_drug_detention_in_East_and_Southeast_Asia_Evolving_government_UN_and_donor_responses. En los años recientes, las condenas de la ONU2222. United Nations, “Joint Statement: Compulsory drug detention and rehabilitation centres,” March 2012, visitado el 8 de junho 2015, http://www.unodc.org/documents/southeastasiaandpacific//2012/03/drug-detention-centre/JC2310_Joint_Statement6March12FINAL_En.pdf. y de defensores de derechos humanos, sobre tortura y otros abusos cometidos contra personas detenidas en CCDU junto con la negación de servicios esenciales de salud, han llevado a una discusión más abierta entre los países sobre la necesidad de realizar una transición de los CCDU a servicios voluntarios para usuarios de drogas.2323. Amon et al., “Compulsory”. Vietnam ha tomado pasos concretos para reducir gradualmente el número de instalaciones de CCDU.2424. James Windle, “A slow march from social evil to harm reduction: drugs and drug policy in Vietnam,” Foreign Policy at Brookings paper, 2015, visitado el 9 de julho 2015, http://www.brookings.edu/~/media/Research/Files/Papers/2015/04/global-drug-policy/WindleVietnam-final.pdf?la=en.

Luego de décadas de aumentos en los porcentajes de uso de drogas y dependencia, aún hay pocos servicios de tratamiento de drogas en la región que sean eficaces, sin crueldad y que se basen en la evidencia. En un momento en que más países de la región están comenzando a reconocer el fracaso y las consecuencias dañinas de los CCDU, es crítico que quienes diseñan las políticas desarrollen una comprensión más precisa sobre las drogas y sobre la naturaleza del uso de las drogas (por ejemplo, la mayoría de las personas que utiliza drogas no se vuelve dependiente y no requiere tratamiento).2525. United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC), World Drug Report (Vienna: UNODC, 2012), 1. Es urgentemente necesario que quienes hacen políticas en la región se alejen de los enfoques punitivos sobre las drogas e inviertan, en cambio, en construir la capacidad de brindar tratamientos para las drogas que sean humanas y eficaces, así como servicios de reducción de daños.

04

Cambios poco tangibles en la región en cuanto a la respuesta sobre los daños del uso de drogas y de sus mercados.

Algunos países en Asia han reconocido y buscado abordar ciertas consecuencias negativas que resultan de sus políticas de drogas. Pueden mencionarse tres ejemplos. Malasia estableció una reducción voluntaria de daños y servicios de tratamiento en 2010, a fin de comenzar a reemplazar los centros de detención compulsiva para usuarios de drogas.2626. Pascal Tanguay, “Policy responses to drug issues in Malaysia,” IDPC Briefing paper, June 2011, visitado el 8 de junho 2015, https://dl.dropboxusercontent.com/u/64663568/library/IDPC-briefing-paper-Policy-responses-to-drug-issues-in-Malaysia.pdf. Como el primer país entre aquellos que implementan centros de detención compulsiva que lentamente se alejan de la práctica punitiva, Malasia fue tomada como modelo por agencias internacionales como ONUSIDA.2727. UNAIDS, HIV in Asia and the Pacific: UNAIDS Report 2013 (Thailand: UNAIDS, 2013), 51, visitado el 8 de junho 2015, http://www.unaids.org/sites/default/files/media_asset/2013_HIV-Asia-Pacific_en_0.pdf. Tailandia, en su búsqueda de erradicar el cultivo de opio, implementó un programa de desarrollo alternativo que es ampliamente visto como el más exitoso en el mundo, no sólo por reducir los niveles de cultivo sino también por mejorar las vidas de los agricultores en las áreas de implementación del proyecto.2828. Transnational Institute (TNI), Withdrawal symptoms in the Golden Triangle: A drugs market in disarray (Amsterdam: TNI, January 2009), visitado el 8 de junho 2015, http://www.tni.org/report/withdrawal-symptoms-golden-triangle-4.

Finalmente, Myanmar condujo una consulta relativamente abierta e inclusiva sobre las revisiones propuestas para la legislación de drogas en febrero de 2015, que involucró a agencias internacionales, expertos, representantes de personas usuarias de drogas y organizaciones de la sociedad civil. Las revisiones propuestas incluyeron garantizar la provisión de un tratamiento para la dependencia de drogas basado en la evidencia, en lugar del encarcelamiento de usuarios de drogas y la reducción de penas para establecer sentencias más proporcionales a los delitos vinculados a drogas.2929. Tom Kramer, “The current state of counternarcotics policy and drug reform debates in Myanmar,” Foreign Policy at Brookings, May 2015, 9, visitado el 8 de junho 2015, http://www.brookings.edu/~/media/Research/Files/Papers/2015/04/global-drug-policy/Kramer--Burma-final.pdf?la=en.

Estos países y muchos otros en Asia dicen aproximarse al uso de drogas como una cuestión de salud más que como un tema de justicia penal, implementando algunos servicios de reducción de daños para reducir los riesgos del HIV y otros riesgos para la salud entre usuarios de drogas inyectables –con las notorias excepciones de Japón, Corea del Sur y Singapur. Sin embargo, la criminalización y el castigo siguen siendo las respuestas políticas clave en Asia para usuarios de drogas.3030. Baldwin, Drug policy, 10. Camboya, por ejemplo, explícitamente apoya la reducción de daños en sus políticas de drogas e implementa programas que ofrecen la prevención, tratamiento y servicios de cuidado del HIV para usuarios de drogas.

Al mismo tiempo, Camboya ha establecido la política Seguridad en el Pueblo/Comuna. Esto implica la eliminación de producción, comercio y uso de drogas en todos los pueblos y comunas, implementado a través de arrestos policiales y de detención de usuarios en CCDU. Como resultado, el enfoque sobre la aplicación de la ley de cero tolerancia en Camboya, inhibe seriamente la capacidad de reducción de daños para promover la salud y derechos de los usuarios de drogas.3131. Nick Thomson et al., “The village/commune safety policy and HIV prevention efforts among key affected populations in Cambodia: Finding a balance,” Harm Reduction Journal 9, no. 1 (2012): 31. Incluso en India, que no ha establecido sistemáticamente CCDU y que apoya programas de reducción de daños, el consumo de drogas es un crimen que puede resultar en un año de encarcelamiento.3232. Tripti Tandon, “Drug policy in India,” IDPC briefing paper, February 2015, visitado el 9 de julho 2015, http://idpc.net/publications/2015/02/drug-policy-in-india.

05

Hacia la UNGASS 2016: un llamado a la sociedad civil reformadora de todo el mundo

En Asia, debe ser seriamente cuestionada la premisa que está por detrás de que debe haber tolerancia cero para el comercio ilícito y el uso de drogas. La Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre el problema mundial de las drogas (UNGASS) que se desarrollará en Nueva York en abril de 2016, brinda una importante oportunidad para hacerlo. Los defensores que buscan promover los principios de derechos humanos, Estado de Derecho, salud y desarrollo deberían aprovechar este momento para promover una revisión significativa de las políticas de control de drogas en toda la región. Para incentivar a los gobiernos a considerar enfoques humanos y efectivos sobre las drogas, las organizaciones de las sociedad civil deberían aumentar sus conocimientos sobre las políticas de drogas, promover recomendaciones de reforma basadas en la evidencia y construir alianzas para ampliar su capacidad de influir sobre quienes hacen políticas. Los activistas de la sociedad civil deberían buscar oportunidades para visibilizar constructivamente los temas de las políticas de drogas y discutir recomendaciones con quienes hacen políticas como parte de un diálogo abierto y objetivo. Dicho diálogo es urgentemente necesario camino a la UNGASS, para garantizar que sea desarrollada una evaluación honesta de la implementación de las políticas del uso de drogas en todo el mundo, y que Asia no quede atrás en este debate clave en la ONU.3333. Ver el sitio del IDCP sobre UNGASS para más detalles, http://idpc.net/policy-advocacy/the-un-general-assembly-special-session-on-drugs-ungass-2016.

 

 

Gloria Lai - Tailandia

Gloria Lai es Oficial Senior del Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC, sus siglas en inglés). Con sede en Tailandia, dirige el programa regional de IDPC para Asia. Anteriormente trabajó como asesora en aplicación de la ley y sobre cuestiones relativas a drogas y como abogada para el gobierno de Australia.

Recibido en junio de 2015.

Original en inglés. Traducido por Maité Llanos.