Dossier SUR sobre Recursos Naturales y derechos humanos

El papel de la sociedad civil en la reforma del sector forestal de Liberia

Silas Kpanan Ayoung Siakor

Reflexiones de un activista de la sociedad civil

streuwerk

+ ARTICLES

RESUMEN

Este artículo señala la relación entre la explotación de recursos naturales, la corrupción, y las violaciones de derechos humanos en situaciones de conflicto y posconflicto en el contexto de Liberia. Tras contextualizar el conflicto en Liberia, el autor, Silas Siakor, describe cómo tuvieron lugar las violaciones de derechos humanos en el sector forestal de Liberia de distintas formas. Los comandantes de la milicia cometieron violaciones de derechos humanos, apoyados por empresas madereras internacionales cuyos altos directivos facilitaron la adquisición y transferencia de armas y material bélico. Además, las empresas madereras efectuaron pagos a individuos involucrados en grupos de entrenamiento de la milicia.

Después el autor analiza cómo la sociedad civil liberiana, trabajando estrechamente con sus homólogos internacionales, ha promovido reformas en el sector forestal como un método estratégico para reducir las violaciones de derechos humanos y garantizar derechos para aquellos viviendo en la pobreza.

Describe cómo, en la década desde que terminó la guerra civil, las reformas en el sector han permitido un mayor acceso de la sociedad civil a las zonas de explotación forestal para supervisar el comportamiento de las empresas, y cómo comunidades antes desposeídas ahora comparten los ingresos de la tala con el gobierno central. El gobierno también ha reconocido formalmente ciertos derechos comunitarios en relación al sector forestal. Concluye señalando que a pesar de la legislación progresista, algunas medidas clave de la reforma no han sido implementadas completamente y sostiene que el hecho de que se logre la completa implementación depende de la presión de la comunidad internacional.

Palabras Clave

| | | | | | |

• • •
01

1. Introducción

Fundada por esclavos liberados de las Américas, Liberia declaró la independencia en 1847; tendrían que pasar todavía más de 100 años antes de que les fuera concedido a los liberianos el derecho a votar en
1955.11. “Consideration of Reports Submitted by States Parties Under Article 40 of the Covenant, Initial Reports of States Parties due in 2005: Liberia,” UN Human Rights Committee (HRC), CCPR/C/LBR/1, 9 de diciembre de 2016, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.refworld.org/docid/588f3af44.html. Los américoliberianos, tal y como llamaban a los colonos, dominaron la economía y la política hasta 1980, cuando un sangriento golpe militar terminó con su régimen unipartidario. La incapacidad de los sucesivos gobiernos de enfrentar el mal gobierno, la pobreza y la desigualdad, contribuyeron sin embargo a preparar el terreno para un levantamiento en 1989 que degeneró en una guerra civil en los años 1990.22. “Liberia: Poverty Reduction Strategy Paper - Annual Progress Report,” Republic of Liberia, 2008, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.imf.org/external/pubs/ft/scr/2012/cr1245.pdf.

En los años 1990 y comienzos de los 2000, Liberia se volvió sinónimo de atroces violaciones de derechos humanos. Gran parte de la notoriedad estaba ligada a la explotación de recursos naturales, especialmente a las violaciones de derechos humanos que caracterizaron la extracción y comercio de madera y diamantes. Además de las violaciones de derechos humanos cometidas por personajes clave de diversas empresas madereras y las milicias que ellas apoyaban, el negocio maderero desempeñó un papel central en alimentar y prolongar la guerra civil de Liberia, responsable de la muerte de unas 270,000 personas.33. Ibid.

Las organizaciones nacionales e internacionales de la sociedad civil coordinaron sus esfuerzos para documentar e informar exhaustivamente sobre la situación; complementando el trabajo de un Panel de Expertos de la ONU sobre Liberia. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas posteriormente impuso sanciones a los diamantes liberianos en 2001 aduciendo los vínculos entre la guerra en la vecina Sierra Leona y el comercio de diamantes.44. “Resolution 1343 (2001),” UN Security Council, S/RES/1343 (2001), 7 de marzo de 2001, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.jstor.org/stable/20694160?seq=1#page_scan_tab_contents. Al aparecer aún más pruebas del vínculo entre la industria maderera y los conflictos y la violación de las medidas de la ONU, el Consejo de Seguridad extendió las sanciones para incluir la madera en 2003.55. “Resolution 1478 (2003),” UN Security Council, S/RES/1478 (2003), 17(a), May 6, 2003, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.refworld.org/docid/3f45dbe47.html.

Una vez la sanción sobre la madera fue impuesta a Liberia, la capacidad de Charles Taylor de obtener los ingresos para financiar su guerra contra dos grupos armados combatiendo su gobierno se vio seriamente limitada. Con facciones rivales manteniendo posiciones estratégicas en las afueras de la capital de Liberia y la comunidad internacional exigiendo que abandone Liberia, Taylor abandonó el país y se exilió en Nigeria.66. “Liberian President Charles Taylor Goes into Exile,” The Voice of America, 11 de agosto de 2003,

02

2. La explotación maderera en la economía nacional

Liberia contiene el mayor remanente de la selva húmeda guineana de África Occidental, que abarca nueve países, desde Guinea, atravesando Sierra Leona, Costa de Marfil, Ghana, hasta Togo. El gobierno de Liberia estima que el 42% de lo que queda de la selva húmeda guineana está dentro del país.77. “National Forestry Policy and Implementation Strategy,” Republic of Liberia, Forest Development Authority, 2006, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.fao.org/forestry/16167-0dd77b0af6b1e94481d519ab979fd40db.pdf. La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura estima que las zonas forestales constituyen al menos el 32,7% de las 9,6 millones de hectáreas de tierra de Liberia.88. “State of the World’s Forests”, Food and Agriculture Organization of the United Nations, 2009, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.fao.org/docrep/011/i0350e/i0350e00.htm.

La tala industrial para la exportación es el modelo de actividad económica preferido por el gobierno en el sector forestal. Antes de estallar la guerra civil en 1990, la tala contribuía un 8% al producto interior bruto (PIB) del país en 1989.99. James W. Doe, “The Forest Revenue System and Government Expenditure on Forestry in Liberia.” FAO, julio de 2004, visitado el 8 de junio de 2017, ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/007/ad494e/ad494e00.pdf. El sector formal de la explotación forestal quedó paralizado cuando la guerra se intensificó, y en su lugar apareció una asociación criminal, compuesta por secuaces y partidarios del entonces líder rebelde Charles Taylor. Llevaron a cabo operaciones de tala en los territorios controlados por los rebeldes y exportaron la madera a Europa y otros lugares. Después de que Charles Taylor fuese elegido presidente en 1997, en unas elecciones que pretendían poner fin a la guerra civil, las empresas madereras que habían suspendido sus operaciones debido al conflicto retomaron sus operaciones en 1998.

La tala y las exportaciones se reanudaron gradualmente de tal modo que para 2001 la producción se había cuadruplicado y en 2003 la producción alcanzó el nivel anterior a la guerra de un millón de metros cúbicos, con un valor de aproximadamente 100 millones de dólares.1010. “Liberia: Poverty Reduction Strategy Paper,” 2008, 11. Para entonces, la exportación de madera suponía la mitad de los ingresos en divisas de Liberia y un 20% del PIB del país.1111. Ibid. La industria se hundió en 2003 cuando se impusieron sanciones a la madera. El Consejo de Seguridad levantó las sanciones a la madera en 2006 después de que el gobierno desvelase un programa de reformas en el sector forestal. Más de 1 millón de hectáreas de selva están incluidas en contratos de explotación forestal, y 785,841 metros cúbicos de madera valorados en casi 150 millones de dólares fueron exportados entre 2009 y 2016.

03

3. Violaciones de derechos humanos vinculadas al sector forestal

Inmediatamente después de su victoria electoral en 1997, el presidente Charles Taylor entregó zonas de bosque ricas en madera a sus aliados y socios de negocios. Taylor proporcionó a las empresas madereras un acceso relativamente barato a los recursos madereros de Liberia y a cambio las empresas madereras le proporcionaron acceso a las redes criminales internacionales de comercio de armas y piedras preciosas, así como apoyo logístico y económico para mantener sus milicias. Además, la industria maderera de Liberia proporcionó una pantalla conveniente para los traficantes de armas que las introducían en la región.

La mayor concesión maderera de la historia de Liberia fue otorgada a la Corporación de Desarrollo Florestal de Liberia (Liberia Forest Development Corporation, LFDC), una empresa propiedad del ciudadano neerlandés Gus van Kouwenhoven. El contrato a LFDC, concedido en julio de 1999, fue inmediatamente transferido a la empresa maderera con vínculos asiáticos Corporación Madera Oriental (Oriental Timber Corporation) (OTC). El Sr. Kouwenhoven, que diseñó estas operaciones, más tarde estaría involucrado en posibilitar acuerdos para la transferencia de distintas armas, munición y material militar a Liberia junto con el notorio traficante de armas Victor Bout.1212. “UN Panel of Experts on Liberia Report (S/2000/1195),” UN Security Council, paras. 233 & 234, 20 de diciembre de 2000, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.securitycouncilreport.org/atf/cf/%7B65BFCF9B-6D27-4E9C-8CD3-CF6E4FF96FF9%7D/SL%20S2000%201195.pdf. El Panel de Expertos de la ONU sobre Liberia también informó en 2003 que Kouwenhoven proporcionó un helicóptero de estilo militar al gobierno como forma de pago de impuestos relacionados con la explotación forestal.1313. “UN Panel of Experts on Liberia Report (S/2003/498),” UN Security Council, 24 de abril de 2003, visitado el 8 de junio de 2017, http://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/F483E4C2B60EC20AC1256D260048C102-unsc-lib-24apr.pdf. Tras una extensa batalla jurídica, en abril de 2017 un tribunal neerlandés declaró al Sr. Kouwenhoven culpable de ser “cómplice de crímenes de guerra y tráfico de armas”1414. Owen Bowcott, “Dutch Arms Trafficker to Liberia Given War Crimes Conviction.” The Guardian, 22 de abril de 2017, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.theguardian.com/law/2017/apr/22/dutch-arms-trafficker-to-liberia-guus-kouwenhoven-given-war-crimes-conviction. al suministrar armas a Taylor durante las brutales guerras civiles de Liberia.

La mano de obra de la OTC estaba compuesta en su mayor parte de ex combatientes rebeldes no cualificados. Las fuerzas de seguridad de la OTC consistían principalmente de milicianos bajo las órdenes de ex comandantes rebeldes. La empresa contrató, por ejemplo, como jefe de seguridad al general Roland Duo, un ex comandante rebelde que luchó para Taylor y desempeñó un importante papel en el sistema de seguridad de Taylor tras su elección.1515. “Taylor-made: The Pivotal Role of Liberia’s Forests and Flag of Convenience in Regional Conflict,” Global Witness, September 2001, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.globalwitness.org/sites/default/files/pdfs/taylormade2.pdf. Las fuerzas de seguridad de la empresa fueron acusadas de abusos que iban desde palizas a arrestos arbitrarios, detenciones y explotación sexual.1616. “Logging-off: How the Liberian Timber Industry Fuels Liberia’s Humanitarian Disaster and Threatens Sierra Leone,” Global Witness, septiembre de 2001, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.globalwitness.org/en/archive/logging/. Estos comandantes rebeldes y milicianos, apoyados por la OTC, continuaron luchando a favor de Taylor cuando otros grupos rebeldes lanzaron nuevos ataques en un esfuerzo por derrocar a Taylor.

Otras empresas madereras también apoyaron a comandantes milicianos que estaban acusados de masacres y otras violaciones de derechos humanos. En un caso documentado, investigadores de la ONU descubrieron una fosa común en el sudeste de Liberia que contenía los restos de unas 200 víctimas de una masacre presuntamente cometida por fuerzas bajo las órdenes del General William Sumo, quien trabajó como jefe de seguridad de Industrias de Elaboración de Madera Maryland (Maryland Wood Processing Industries).1717. “Truth and Reconciliation Commission, Volume Three: Appendices, Title III: Economic Crimes and the Conflict, Exploitation and Abuse,” Republic of Liberia, 2009, visitado el 8 de junio de 2017, http://trcofliberia.org/resources/reports/final/volume-three-3_layout-1.pdf. Un hombre de negocios libanés, Abbas Fawaz, era propietario de esta industria.1818. “UN Panel of Experts on Liberia Report (S/2001/1015),” UN Security Council, 26 de octubre de 2001, visitado el 8 de junio de 2017, http://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/8694267033022D9FC1256AFC004A8DA2-unsc-lib-26oct.pdf.

Las empresas madereras no sólo proporcionaban apoyo a los comandantes y milicias rebeldes que cometieron violaciones de derechos humanos, también pagaron importaciones de armas para Liberia violando el embargo de armas de la ONU y a mercenarios apoyando el aventurismo militar de Charles Taylor en la región. Por ejemplo, documentos presentados por un representante de la OTC a un panel que investigaba empresas madereras en 2004 reveló que la empresa había transferido grandes cantidades de dinero en nombre del gobierno de Liberia a individuos catalogados como mercenarios y traficantes de armas en diversos informes de la ONU sobre Liberia. El Panel de Expertos de la ONU sobre Liberia informó previamente de estos pagos en 2003.1919. “S/2003/498,” 2003, 38.

Según los documentos mencionados anteriormente, la OTC efectuó pagos a Fred Rindel,2020. Ibid. un oficial retirado de la Fuerza de Defensa de Sudáfrica y agregado de defensa de Sudáfrica en los Estados Unidos, y un ciudadano keniata de origen indio Sanjivan Ruprah.2121. Ibid. Un Panel de Expertos de la ONU sobre Liberia informó que el Sr. Rindel (del que también se afirma que apoyó a los rebeldes UNITA en Angola2222. James Rupert, “Diamond Hunters Fuel Africa’s Brutal Wars.” Washington Post, 16 de octubre de 1999, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.washingtonpost.com/wp-srv/inatl/daily/oct99/sierra16.htm.), fue contratado por Taylor para entrenar a un grupo miliciano llamado Unidad Antiterrorista,2323. “S/2003/498,” 2003, 38. conocido comúnmente en Liberia como las “fuerzas del demonio” por sus violaciones de derechos humanos, incluyendo el asesinato. Un Panel de Expertos de la ONU sobre Liberia describe a Sanjivan Ruprah como un “traficante de armas bien conocido.”2424. “S/2000/1195,” 2000, 11. Ruprah fue posteriormente detenido por la seguridad belga y acusado de “asociación ilícita”2525. Andrew Osborn, “Key African Arms Dealer Arrested.” The Guardian, 16 de febrero de 2002, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.theguardian.com/world/2002/feb/16/armstrade.sierraleone. por su papel en el contrabando de armas en violación de las resoluciones de la ONU.

Otro individuo involucrado en la industria maderera fue el ucraniano Leonid Minin.2626. “S/2000/1195,” 2000, para. 217. Poseía una participación en una empresa maderera llamada Empresa de Madera Exótica Tropical (Exotic Tropical Timber Enterprise) y desempeñó un papel activo en la compra y entrega de armas a Liberia en 2000.2727. “S/2001/1015,” 2001. Detenido en Italia en el año 2000,2828. Ibid. su papel en operaciones de contrabando y tráfico de armas infringiendo las sanciones fue puesto en evidencia. Había utilizado sus contactos con el entonces presidente Taylor y su tapadera como hombre de negocios de la industria maderera para desempeñar ese papel.

04

4. La reforma forestal y el levantamiento de las sanciones

A finales de 2003, sin Taylor y con un gobierno provisional en su lugar, la ONU, como prerrequisito para levantar las sanciones, exigió al gobierno liberiano “tomar todas las medidas necesarias para garantizar que los ingresos gubernamentales de la industria maderera liberiana no fuesen utilizados para alimentar el conflicto violando las resoluciones del Consejo sino, en vez, para propósitos legítimos en beneficio del pueblo liberiano, incluyendo su desarrollo.”2929. “Resolution 1521 (2003),” UN Security Council, S/RES/1521, p. 11, 22 de diciembre de 2003, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.un.org/ga/search/view_doc.asp?symbol=S/RES/1521%20%282003%29.

En 2004, un primer intento del gobierno provisional de iniciar reformas en el sector forestal fracasó cuando el gobierno trató de excluir a la sociedad civil del proceso. Debido a la presión de la sociedad civil y los donantes el gobierno estableció el Comité de Examen de las Concesiones Forestales para examinar todas las concesiones madereras; nombrando al abogado Alfred Brownell y al autor de este artículo para el comité.

El examen, concluido en 2005, documentó talas ilegales generalizadas, violaciones de derechos humanos, transacciones financieras extrapresupuestarias involucrando a empresas madereras, y la participación activa de las empresas madereras en la guerra civil liberiana. Por consiguiente, el comité recomendó que todas las concesiones que examinaba fuesen canceladas.3030. “Phase III Report,” Forest Concession Review Committee (FCRC), mayo de 2005. A comienzos de 2006 el gobierno del presidente Ellen Johnson-Sirleaf, mediante el Decreto ejecutivo Nº. 1, aprobó el informe, canceló todas las concesiones madereras, y estableció el Comité de Seguimiento de la Reforma Forestal para supervisar y coordinar el proceso de reforma.3131. “Executive Order # 1 - Gol Forest Sector Reform,” Republic of Liberia, febrero de 2006, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.emansion.gov.lr/doc/EXECUTIVE%20ORDER%20_%201%20-%20Forest%20Sector%20Reform.pdf. Los dos representantes de la sociedad civil en el examen de las concesiones también fueron nombrados para el comité.

Después de las elecciones pacíficas de 2005 y el traspaso de poder en 2006, se declaró el fin de la guerra en Liberia. Con las concesiones madereras canceladas por el Decreto ejecutivo Nº.1, una nueva ley forestal redactada y validada por las partes interesadas bajo la supervisión del Comité de Seguimiento de la Reforma Forestal, y una serie considerable de regulaciones nuevas en desarrollo, el Consejo de Seguridad de la ONU levantó las sanciones a finales de 2006.3232. “Resolution 1731 (2006),” UN Security Council, S/RES/1731, 20 de diciembre de 2006, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.refworld.org/docid/45c30c690.html. Pasarían tres años más antes de que fuese retomada la explotación forestal formal.

05

5. La sociedad civil y las reformas en los sectores forestal y de ordenación territorial

Tras la elección de Taylor en 1997 éste reprimió a los miembros de la oposición y a los activistas pro democracia y derechos humanos, obligando a muchos a exiliarse. Los medios de comunicación independientes se volvieron menos audaces ya que los editores tuvieron que autocensurarse. Esto produjo la creación de un entorno de miedo y terror. Cuando los activistas y defensores de derechos humanos liberianos tomaron medidas para garantizar su seguridad haciendo una supervisión y documentación más encubierta, las organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales aumentaron sus informes sobre la situación de los derechos humanos en el país; aunque viajar a Liberia fuese cada vez más peligroso. Cuando la situación deterioró aún más se comenzaron a formar nuevas colaboraciones entre activistas locales y ONG internacionales, pues los locales podían reunir información y pasársela a las ONG internacionales que después la publicaban; tras cotejar múltiples fuentes. Estas colaboraciones permitieron a actores clave de la sociedad civil de dentro y fuera de Liberia establecer relaciones estratégicas y credibilidad con actores gubernamentales e individuos influyentes dentro de la comunidad internacional. Estas relaciones, especialmente con funcionarios congresistas en Washington y de misiones diplomáticas en el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, constituirían un capital político crucial para la sociedad civil en el contexto de comienzos de la posguerra.

Con el cese de hostilidades en 2003 y el desarme en marcha en 2004, la sociedad civil liberiana, con un fuerte apoyo de sus socios internacionales, se estableció de forma proactiva como paladín de la reforma del sector forestal. Por ejemplo, los actores de la sociedad civil se reunieron en abril de 2004 para crear un programa de la reforma, que tenía como elemento central la exigencia de un proceso de examen de concesiones forestales independiente, transparente y participativo.3333. “Liberia: A Public Debate on Forest Sector,” IUCN, 2004, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.bibalex.org/Search4Dev/files/363393/200460.pdf. La Iniciativa Forestal de Liberia de donantes múltiples, tras su primera misión en Liberia un mes después, incorporó la propuesta en su propuesta de reforma presentada al gobierno de Liberia.3434. “Action Plan for Forest Sector Rehabilitation and Reform,” Liberia Forest Initiative, 1 de junio de 2004, visitado el 8 de junio de 2017, https://rmportal.net/library/content/usda-forest-service/africa/liberia_report_final.pdf/at_download/file. Con este alto nivel de apoyo a la petición de un examen independiente de las concesiones madereras, el Gobierno Nacional de Transición de Liberia estableció el Comité de Examen de las Concesiones Forestales para dirigir el examen nombrando tanto a la ONG liberiana Instituto para el Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Institute) como también Abogados Verdes (Green Advocates) para el comité de examen.3535. The Author represented the Sustainable Development Institute on the committee. Esto marcó el comienzo de una colaboración y coordinación informal a tres bandas entre la sociedad civil liberiana, la sociedad civil internacional y los donantes; una que continuaría durante todo el proceso de examen hasta la redacción de un nuevo marco legal para la explotación forestal.

También, desesperado por reactivar la economía y poner a trabajar a miles de impacientes excombatientes, el gobierno del presidente Ellen Johnson Sirleaf hizo del levantamiento de las sanciones una de sus prioridades principales. La resultante voluntad en las altas esferas políticas del gobierno para llevar a cabo el proyecto de reforma creó un entorno positivo en el que la sociedad civil podía hacer peticiones e intentar conseguir una reforma progresista. Las sanciones a los diamantes y madera otorgaron una fuerza crucial para la sociedad civil y los donantes, y garantizaron que el gobierno fuese cooperativo con la sociedad civil y con la Iniciativa Forestal de Liberia durante el proceso y varios años después.

Como resultado de esta cooperación y colaboración, el nuevo marco legal de la explotación forestal de Liberia contiene varias disposiciones progresistas, incluyendo el reconocimiento formal de los derechos de las comunidades a sus tierras forestales consuetudinarias, los derechos de las poblaciones locales de participar en los procesos de gobernanza forestal y el derecho a parte de los ingresos de la explotación forestal. Además, el acceso a la información forestal es ahora un derecho para cualquier miembro del público y la sociedad civil tiene el derecho a supervisar independientemente las operaciones forestales. Una reforma complementaria del sector de la tierra ha reforzado aún más los derechos comunitarios sobre la tierras forestales, mediante la aprobación de una Política de Derechos sobre la Tierra en 2013 estableciendo las tierras en régimen consuetudinario como una categoría formal de la tenencia de tierra en Liberia.3636. “Land Rights Policy,” Land Commission of the Republic of Liberia, 2013, visitado el 8 de junio de 2017, https://www.documents.clientearth.org/wp-content/uploads/library/2013-05-21-policy-2013-land-rights-policy-ext-en.pdf. Una propuesta de ley de tierras,3737. “Land Rights Act (DRAFT),” Government of Liberia, 3 de julio de 2014. actualmente en trámite legislativo, busca garantizar igual protección jurídica a las tierras en régimen consuetudinario. Si se aprueba, cambiará drásticamente las dinámicas de poder y relaciones entre el estado, corporaciones extranjeras y comunidades locales.

06

6. Conclusión

Aunque estos cambios en la ley han sido progresistas, la implementación no ha sido sencilla. La plena implementación del marco legal ha sido difícil y las medidas introducidas recientemente no han producido completamente los resultados esperados. Por ejemplo, de los aproximadamente 6 millones de dólares que deberían haber sido pagados a las comunidades para finales de 2016, se han pagado poco menos de 2 millones, dejando un saldo pendiente de unos 4 millones de dólares.3838. “Financial Flows from Logging to Communities and Central Government,” Sustainable Development Institute, marzo de 2017. Además, las comunidades no podrán reclamar más de dos millones de hectáreas de bosques y tierras consuetudinarias bajo acuerdos de concesiones existentes hasta que estos acuerdos hayan expirado, aunque algunos de estos acuerdos seguirán teniendo validez durante los próximos 50 años o más.

Con un marco legal robusto y progresivo, Liberia firmó un Acuerdo de Asociación Voluntaria con la Unión Europea (UE) para hacer frente a la tala ilegal y combatir el comercio de madera ilegal, el cual entró en vigor el 1 de diciembre de 2013.3939. Ver “Liberia,” EU’s FLEGT Facility, 2017, visitado el 8 de junio de 2017, http://www.euflegt.efi.int/liberia. El apoyo adicional del gobierno noruego también está proporcionando recursos fundamentales para fortalecer la gobernanza y la aplicación de la ley en el sector forestal. Sin las sanciones, la única presión que la comunidad internacional puede ejercer sobre Liberia parece ser la amenaza de impedir la entrada de la madera liberiana en el mercado de la UE conforme a la nueva normativa de la UE sobre madera ilegal. Sin embargo, la efectividad de esta presión dependerá en gran medida de que China adopte una política similar que impida la entrada de madera ilegal en su mercado, ya que China se ha convertido en el destino preferido de la madera noble liberiana.

Silas Kpanan Ayoung Siakor - Liberia

Silas Siakor es ex director del Instituto de Desarrollo Sostenible (IDS) de Liberia. Fue otorgado el Premio Goldman para el Medio Ambiente en 2006 por su trabajo recogiendo pruebas que demostraron que el ex presidente de Liberia, Charles Taylor, estaba utilizando los beneficios de la tala para financiar la guerra civil. Su trabajo, llevado a cabo con gran riesgo para su persona, dio lugar a sanciones de la ONU impuestas a la exportación de madera liberiana. Como director del IDS de 2005 a 2009, Silas coordinó la aportación de la sociedad civil a la reforma forestal de Liberia, y sigue trabajando por la justicia social, los derechos humanos y el medioambiente. Fue escogido por la revista TIME como uno de los Héroes del Medioambiente de 2008 y, en 2012 fue galardonado con el Premio de la Fundación Alexander Soros por Logros Extraordinarios en el Activismo por el Medioambiente y los Derechos Humanos. Actualmente está trabajando con comunidades para garantizar el reconocimiento jurídico y la protección de sus tierras consuetudinarias, y para resistir acaparamientos de tierras a gran escala para el desarrollo de plantaciones de monocultivo. Es miembro del consejo asesor para Global Witness.

Recibido en marzo de 2017.

Original en inglés. Traducido por Sebastián Porrúa Schiess.