Ensayos Ensayos

Una cobija para defensoras y defensores de Derechos Humanos

Rosa Borrás

+ ARTICLES
01

Cobijar significa dar refugio, guarecer a alguien; amparar, dándole afecto y protección. Por eso me gusta hacer cobijas de retazos de tela: para mí, realizar una cobija o manta posee un alto contenido simbólico. Y por eso mismo decidí hacer una como respuesta al proyecto “Navegando Riesgos, Gestionando Seguridad y Recibiendo Apoyo”, de la Universidad de York,11. “The Security and Protection of Human Rights Defenders at Risk,” Homepage, Security of Defenders Project, 2020, visitado el 16 de julio de 2020, https://securityofdefendersproject.org/. con un doble sentido: las personas defensoras nos protegen, nos amparan y trabajan por nuestros derechos, pero también nosotros debemos cuidarlas y cobijarlas, hacer visible su trabajo, ser conscientes de los riesgos que corren, así como hacer públicos estos riesgos.

La definición de cobijar incluye también la noción de encerrar o contener en sí algo que no es manifiesto a todos/as. En este sentido, la cobija que realicé [cuyas imágenes integran la selección de piezas artísticas de Sur 30] incluye pedazos de ropa donada por defensoras y defensores de las ciudades de Puebla y la de Monterrey, ese es el contenido oculto.

Al principio no estaba segura de cómo armaría la cobija, ni qué contendría. Sabía que bordaría textos o palabras, que sería manufacturada principalmente con materiales reciclados y que contendría la presencia de defensoras y defensores a través de su ropa. El tema principal alrededor del que trabajaría es el género.

Juliana Mensah y Alice Nah22. Vea el texto de Alice M. Nah y Juliana A. Mensah en esta edición. Haciendo visible lo invisible: Mostrando las trayectorias emocionales de defensoras y defensores de derechos humanos con prácticas artísticas. me enviaron desde fecha temprana sus poemas, escritos a partir de las transcripciones de las entrevistas a defensoras/es de diferentes países, así como los reportes y otros materiales escritos. Me parecieron conmovedores y empecé a bordar algunos de los versos y frases, eligiéndolos por su fuerza, por su belleza, por su universalidad. Los bordé en retazos de tela que a mi juicio se relacionaban con el mensaje.

Una vez bordados los versos, decidí que la mejor forma de trabajar la pieza sería haciendo nueve módulos de tela de 60 x 60 cm, sobre los que iría haciendo composiciones agradables y en las que las piezas centrales serían dichos bordados.

Paralelamente tallé algunos grabados en linóleo y los imprimí sobre manta y otras telas, para completar la composición y el contenido visual, generando también patrones y referencias gráficas de repetición que de algún modo integrarían los módulos.

Una vez decidida la composición de cada módulo empecé a coser y bordar definitivamente los pedazos de tela sobre una tela blanca de base, utilizando diferentes colores de hilo y puntadas varias, y al tener los nueve terminados los uní entre sí con la máquina de coser.

A continuación, dispuse la tela de base sobre el suelo de mi estudio, luego el relleno, y finalmente la cubierta. Hilvané todo y puse un borde que cosí a máquina.

La etapa final y muy importante, fue anudar juntas las tres capas para que no se muevan. Solo en ese momento invité a dos amigas a participar, una de ellas es activista y defensora de derechos humanos y donadora de un par de camisetas utilizadas en la cobija. Corté cuadritos de todas las prendas de ropa donada y las fuimos cosiendo con hilos de colores por toda la cobija. Para mi este fue un acto muy significativo, quizá el más importante: defensoras y defensores, con su trabajo y compromiso, nos sostienen a los/as otros/as.

02

Sobre los y las activistas que participaron a través de su ropa

O.V. dirige desde hace muchos años una ONG en Puebla, en la que trabajan temas de identidad de género y derechos de las personas LGBTTI+ y de las que viven con el VIH. O.V. donó una bella camisa de manta elaborada especialmente para él. Me escribió lo siguiente: “Es una camisa de manta que usé durante la marcha El color de la tierra, en el 2000 y que culminó en el palacio legislativo de San Lázaro con el discurso de la comandanta Esther y desde entonces me involucré en la defensa de los Derechos Humanos. El EZLN y el Neo Zapatismo fueron y son mi inspiración para realizar el trabajo que ahora realizo. Me la hizo una señora de Cuetzalan, Puebla. Si lo notas, está muy bien hecha. No debo ocultar que sentí que me desprendí de un objeto con muchos recuerdos y memorias entrañables. Pero la tenía guardada y nadie la podía ver ni saber nada de ella. Con tu obra tomará vida nuevamente.”

N.A. se ha dedicado a cuestiones de derechos sexuales y reproductivos y hoy dirige una ONG con varios proyectos, incluidos los de capacitación en temas de género en Puebla. Ella donó una camiseta que diseñó junto con sus compañeras para una edición de “La marcha de las putas” en Puebla.

M.A. es periodista y codirectora de un portal independiente de noticias, uno de los más críticos y sensibles de Puebla y México, con perspectiva de género. Ella donó una camisa blanca que usó mucho durante su vida cotidiana. El periodismo hoy, en México, es uno de los oficios más peligrosos.

T.D.F. es periodista y se ha dedicado a investigar y escribir sobre cuestiones relacionadas con diversidad sexual y los derechos de las personas LGBTTI+ y transgénero. Él donó una camiseta morada que utilizó en diversas Marchas del Orgullo en Puebla. Me comentó que el morado oscuro es el color del Orgullo Gay.

R. A. es codirectora de una ONG dedicada a los derechos sexuales y reproductivos y a la salud de las mujeres, así como a la capacitación en cuestiones de género y feminismo y brinda asistencia legal. Ella donó dos camisetas, una fue diseñada para la 1a. Marcha de las Putas en Puebla, la otra para una acción de información sobre el SIDA.

C.F.P. es maestra con especialidad en educación intercultural y ha trabajado temas de género. Donó una blusa de manta, la primera que ella misma bordó cuando empezó a trabajar con las mujeres de su comunidad, en Teocelo, Veracruz. Ellas le enseñaron a bordar.

C.R.R. es maestra, escritora y activista feminista. Se dedica a los derechos humanos tanto desde instituciones gubernamentales como de manera independiente. Forma parte de un colectivo de familiares que buscan a sus desaparecidos en Monterrey, Nuevo León. Ella donó una camiseta que usó en varias marchas con los familiares.

C. es actriz lesbofeminista, dirige una compañía de teatro independiente con la que lleva obras de teatro del oprimido (TO) a las comunidades del estado de Puebla. Ella donó una camiseta diseñada para una de las ediciones de la Marcha de las Putas en Puebla.

En cuanto a los textos bordados, me basé en algunos poemas de Juliana Mensah así como en fragmentos de los reportes y entrevistas. Siguen algunos trechos de los poemas:33. Estos poemas de Juliana Mensah están compuestos por la transcripción de entrevistas con defensoras de derechos humanos que participaron en el proyecto de investigación “Navegando Riesgos, Gestionando Seguridad y Recibiendo Apoyo”, el cual se centra en las experiencias de los defensores de los derechos humanos en Colombia, México, Egipto, Kenia e Indonesia. Vea Security of Defenders Project, 2020, https://securityofdefendersproject.org/.

Polvo en papel

[…]
Es una cuestión de sobrevivencia.
De caer mil veces
y mil veces levantarse

[…]

Mayor que el amor

Dolor
ausencia,
mayor que el amor
algunas personas no saben
cómo es ver una silla o una cama
que nunca será ocupada
por tu hija. 

[…]

Instrucciones de Seguridad Para Mujeres Defensoras de Derechos Humanos

[…]
Tocar la vulnerabilidad de las personas
Para fortalecerlas,
Nunca al contrario

https://sur.conectas.org/wp-content/uploads/2020/08/16-rosa-borras.png

Rosa Borrás - México

Rosa Borrás es de la Ciudad de México, donde nació en 1963. Estudió Diseño Gráfico en la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes, EDINBA (l981-86) y Artes Plásticas en el Massachusetts College of Art (1989-94). Diplomada en Gestión Cultural por la Ibero Puebla (2008). Es miembro del Museo de Mujeres Artistas Mexicanas (MUMA). Cuenta con 23 exposiciones individuales y más de 49 colectivas dentro y fuera del país. Creadora y gestora de proyectos independientes y autogestivos, entre ellos Estudios Abiertos Puebla Cholula y Bordando por la paz, Puebla, desde 2012.

Recibido en Junio de 2020.

Original en español.