Recuperando el espacio cívico

Las vidas en las favelas importan

Raull Santiago

Escuchar y reconocer la favela, un camino para reducir la desigualdad en Brasil

Eduardo Amorim

+ ARTICLES

RESUMEN

El texto es un resumen del activismo de derechos humanos que usa la comunicación independiente como herramienta para disputar narrativas y construir soluciones en realidades desiguales y de explotación racial violenta, como las favelas de Río de Janeiro, en particular el Complexo do Alemão, lugar desde donde escribe Raull Santiago, integrante del Colectivo Papo Reto.

Palabras Clave

| | | | | | | | |

• • •
01

Comenzar este texto fue muy complicado. Intenté escribir en distintos momentos y lugares. Escribí en el bloc de notas del teléfono móvil, mediante el dictado por voz, en el ordenador. Varios intentos, pero tengo poco tiempo, así que el texto fue la unión de todo eso.

Mi nombre es Raull Santiago, tengo 28 años y vivo en Complexo do Alemão, un conjunto de favelas localizado en la zona norte de la ciudad de Río de Janeiro. Y es sobre este lugar que voy a hablar, donde me crié y vivo hasta hoy. Desde el Complexo do Alemão hago una lectura de la situación actual de Brasil, a partir de nuestras vivencias.

Las favelas son lugares humildes, con muchas y ricas experiencias de vida colectiva. De las distintas favelas y periferias de Brasil, Complexo do Alemão es mi lugar. Se trata de una favela muy conocida, que a pesar de ser un lugar increíble, ha sido explotada en los últimos años en la llamada “guerra contra las drogas”. Con el pretexto del combate al tráfico de drogas, el gobierno moviliza gran parte de su poder militar contra la población, y en ese proceso, muchas personas son llevadas a la cárcel o a la muerte. Principalmente la población humilde, el pueblo negro de este país.

Así, la guerra contra las drogas es una herramienta moderna de control racial y de manutención de la desigualdad social, pues tiene lugar de manera desigual y cruel en los espacios más humildes, en las favelas y las periferias de Brasil. En este contexto, la policía es la única política pública que llega de forma permanente. Es un escenario de mucha violencia policial, donde suceden enormes violaciones de derechos. Pero algunos políticos, así como los grandes medios de comunicación, insisten en afirmar que las favelas son el problema de la sociedad brasileña. Es sobre esa gran farsa que se ha construido una imagen negativa de nosotros.

Para intentar frenar la violencia y la desigualdad racial que sufrimos en el día a día y que se manifiesta en las narrativas construidas sobre nosotros, creamos, junto a nueve amigos y amigas el Colectivo Papo Reto (Colectivo Hablando Claro) Es un grupo que usa la comunicación independiente para denunciar la violencia, disputar narrativas a partir de nuestra realidad, y proponer formas de garantizar y fortalecer la favela como lugar con potencia, a través de la idea de “por nosotros para nosotros”.

El Colectivo Papo Reto tiene básicamente dos líneas de actuación:

1) Comunicación de resistencia: utilizando distintas tecnologías para denunciar las violaciones de derechos cometidas por el Estado; el objetivo es movilizar redes y encaminar denuncias junto con otras instituciones públicas y de la sociedad civil, intentando reducir la forma violenta con la cual somos tratados diariamente.

2) Publicidad afirmativa: mediante la cual trabajamos la idea de “por nosotros para nosotros”, buscando fortalecer la favela y sus habitantes, aparte de disputar narrativas con los medios hegemónicos que insisten en criminalizarnos, difundiendo imágenes que nos presentan como problema. Utilizamos la comunicación para mostrar las potencias existentes dentro de la favela. Mediante acciones en la calle y programas online, buscamos plantear otra mirada sobre nuestra realidad.

Actualmente, utilizando tecnologías como herramientas para denunciar violaciones de derechos humanos y violencia racial, hemos actuado en colaboración con una institución norteamericana llamada Witness, con la cual hemos aprendido sobre seguridad online y planificación de la seguridad colectiva, aparte de estar experimentando y ayudando a desarrollar aplicativos y tecnologías que puedan ser usadas por los activistas, por ejemplo como cobertura audiovisual en zonas de conflicto, para que las imágenes captadas sean aceptadas como pruebas judiciales.

02

Un lugar en disputa

El Complexo do Alemão ha sido presentado muchas veces como símbolo del poder de las mafias del país, pero nunca tuvo la oportunidad de ser presentado de manera positiva, mostrando que es un lugar de personas potentes e increíbles. La comunicación independiente llega para suplir esta carencia, exponiendo a los medios hegemónicos como uno de los grandes responsables de la construcción de ese imaginario negativo sobre la realidad de las favelas.

En 2010, el Complexo do Alemão recibió un nuevo modelo de seguridad pública inspirado en la Comuna 13 de Medellín, en Colombia, donde hay presencia policial las 24 horas dentro de la favela y donde también fue construido un teleférico, equipo de transporte masivo de personas a través de cables.

Sin embargo, en la realidad de Brasil, la presencia permanente de la policía es un verdadero problema que alimenta el número de enfrentamientos, muertes y violaciones sufridas por nuestra población. El teleférico del Complexo do Alemão, que fue construido en 2011, y costó millones de reales de dinero público, fue cerrado hace más de un año, convirtiéndose en un símbolo más de corrupción, mostrando la gravedad de los casos de robo cometidos por el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral; actualmente preso por corrupción.11. “Cabral é Condenado no Rio a 45 Anos e Dois Meses de Prisão por Três Crimes,” UOL, 20 de septiembre de 2017, visitado el 13 de diciembre de 2017, https://noticias.uol.com.br/politica/ultimas-noticias/2017/09/20/cabral-e-condenado-no-rio-a-45-anos-e-dois-meses-de-prisao-por-tres-crimes.htm.

Por otro lado, en 2007, durante los Juegos Panamericanos, más de una docena de personas fue asesinada en el Complexo do Alemão. Infelizmente, no fue la primera vez que grandes eventos en Brasil significaron el sufrimiento y violación de derechos para la población de las favelas y las periferias. En el Mundial de Fútbol y en los Juegos Olímpicos no fue distinto. Desalojos y graves violaciones marcaron estos eventos.22. “Dez Anos Depois da Chacina do Pan, Moradores do Complexo do Alemão Vivem sob Violência Cotidiana da Polícia,” Amnistía Internacional, 27 de junio de 2017, visitado el 13 de diciembre de 2017, https://anistia.org.br/noticias/dez-anos-depois-da-chacina-pan-moradores-complexo-alemao-vivem-sob-violencia-cotidiana-da-policia/.

03

Las contradicciones de Brasil

Brasil es un país increíble y de personas increíbles. Pero también es muy desigual. Pese a que más del 54% de la población se declara a sí misma negra, hay poca representación de estas personas en los espacios de influencia y de decisión. Además, es la población más asesinada y encarcelada. En la actualidad, Brasil tiene la tercera mayor población carcelaria del mundo, con 726.712 personas presas en 2016, detrás solo de Estados Unidos (2.145.100), China (1.649.804), y habiendo superado a Rusia (646.085), según el Análisis Nacional de Informaciones Penitenciarias, el Infopen.33. “Há 726.712 Pessoas Presas no Brasil,” Ministério da Justiça e Segurança Pública, 8 de diciembre de 2017, visitado el 13 de diciembre de 2017, http://www.justica.gov.br/noticias/ha-726-712-pessoas-presas-no-brasil.

El sistema penitenciario brasileño es fallido y no logra mejorar. Hay personas presas que todavía están esperando un juicio. En muchas cárceles, por ejemplo, falta agua y alimento, siendo un espacio donde predomina la violencia. A diferencia de los países que encabezan la cantidad de personas privadas de libertad y que están discutiendo soluciones para intentar reducir su población penitenciaria, en Brasil la población reclusa sigue aumentando.

Aparte de la cantidad de prisiones, en el país hay un genocidio racial. En 2016, más de 60 mil personas fueron asesinadas, y gran parte de esa población era negra, según el Atlas de Violencia 2016, publicado por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea) y por el Foro Brasileño de Seguridad Pública, que señala que de cada 100 personas asesinadas en Brasil, 71 son negras.

Solo en 2017, de enero a agosto, 712 personas fueron asesinadas por la policía, según el ISP – Instituto de Seguridad Pública, la mayoría con la justificación de la guerra contra las drogas. De ese modo, la guerra contra las drogas, en tanto herramienta de manutención racista y desigual de este país, continúa encarcelando y ejecutando a una juventud potente, inteligente, emprendedora.

Es porque las vidas en las favelas importan y a fin de garantizar nuestra supervivencia y mostrar que la favela tiene potencia y solución, que el Colectivo Papo Reto sigue denunciando los abusos, fortaleciendo las personas y el lugar, además de intentar conectarse con las juventudes de las periferias de Brasil, América Latina y del mundo.

04

AVANCES EN MEDIO DEL CAOS

El 18 de febrero de 2015, el modo como el Colectivo Papo Reto hizo de la comunicación una herramienta para disputar narrativas y promover acciones concretas, fue tema de un reportaje del periódico The New York Times.44. “A mídia não se importa com o que acontece aqui”, fue el título del artículo: Matthew Shaer, “The Media Doesn’t Care What Happens Here.” The New York Times, 18 de febrero de 2015, visitado el 13 de diciembre de 2017, https://www.nytimes.com/2015/02/22/magazine/the-media-doesnt-care-what-happens-here.html. En el reportaje se destacaba el poder de la comunicación independiente, es decir, de un teléfono móvil y de internet en manos de la juventud de la periferia. Ocupamos las páginas de uno de los grandes vehículos de comunicación hegemónica del planeta para hablar de una nueva forma de comunicar, disputar el imaginario sobre nuestra realidad, y así desafiar la cobertura peyorativa que hacen los medios hegemónicos del país.

También en 2015 la televisión Al Jazeera hizo un documental sobre el trabajo de Coletivo Papo Reto en colaboración con Witness, llamado “A Bigger Brother”.55. “A Bigger Brother,” Al Jazeera, 16 de diciembre de 2015, visitado el 13 de diciembre de 2017, http://www.aljazeera.com/programmes/rebelgeeks/2015/12/bigger-brother-151216102151145.html.

En 2017 el Colectivo Papo Reto formó parte de una acción conjunta a favor de los habitantes del Complexo do Alemão que habían sufrido arbitrariedad por parte de agentes del Estado, la policía militar de Río de Janeiro. Desde los primeros meses del año, las fuerzas policiales habían invadido algunas casas y expulsado a sus residentes, transformando las viviendas de aquellas personas en una especie de base militar ilegal. Estas personas que vieron como sus casas fueron invadidas contactaron al Colectivo Papo Reto y rápidamente trazamos un plan de acción junto con otras instituciones de la sociedad civil y del poder público, para intentar resolver este abuso. Pasamos meses intentando solucionar esta situación. Pese a fuertes amenazas, por fin, con pruebas de audio, fotos y videos conseguimos vencer. Conseguimos que los policías saliesen de las casas y que el comandante fuese sacado de la favela.66. Christiano Pinho, “Defensoria Pública Exige Desocupação do Complexo do Alemão.” Band News, 24 de abril de 2017, visitado el 13 de diciembre de 2017, http://bandnewsfmrio.band.uol.com.br/editorias-detalhes/defensoria-publica-exige-desocupacao-do-compl.

Actualmente, aparte del Colectivo Papo Reto, formo parte de un proyecto nacional llamado #MOVIMENTOS: Drogas, Juventude e Favelas, (#movimientos: Drogas, Juventud y Favela) donde jóvenes de las favelas y las periferias del país están discutiendo nuevas políticas de drogas teniendo en cuenta la cuestión de la violencia racial, la desigualdad social y una guerra que solo ocurre entre los pobres. Queremos hablar extendidamente sobre drogas con la sociedad, a través de conocimientos diversos, poniendo el foco en la garantía de los derechos, la reducción de daños y el fin de una guerra racista.

Como resultado de este trabajo y con el fin de ampliar la red de resistencia de las periferias, he participado en diferentes encuentros nacionales e internacionales, conociendo otros movimientos que luchan contra el racismo y contra los efectos violentos de la “guerra contra las drogas”. Solo en 2017 ya he ido algunas veces a Estados Unidos, conocí el movimiento negro americano y hablé con grupos como Black lives matter, entre otros. También fui a Colombia y a Republica Dominicana y he viajado mucho dentro de Brasil, hablando sobre derechos humanos, racismo y principalmente enseñando y aprendiendo cómo usar la comunicación independiente y las nuevas tecnologías para denunciar violaciones de derechos humanos. Esta experiencia ha sido importante para fortalecer nuestro trabajo en red y establecer colaboraciones con otros colectivos y movimiento que están en la misma línea de resistencia. En medio de todas estas actividades, también sigo utilizando el rap y la poesía como forma de expresión de esta lucha.

A continuación un poema, parte del trabajo que desarrollo a través de las palabras.

FAVELA,
Un aglomerado de resistencias y potencias
Donde el escenario de la supervivencia, hace que queramos aún más,

VIDA,
Que por aquí es de mucha lucha, pero en conjunto,
Una energía fuerte que hace que al final de cada frase digamos,

ESTAMOS JUNTOS,
Y lo estamos de verdad, no hay rutina,
Sobrevivir entre el racismo y la desigualdad es lo que nos aproxima,

Y el AMOR por cada callejón y callejuela,
Que mantiene bombeando el corazón llamado favela,
O por la sonrisa de cada niño que vive en ella.

Somos potencia y también solución,
Para los problemas solo existe una salida.
Tenemos que garantizar a cualquier precio,
La Favela y la Periferia VIVA.

Raull Santiago - Brasil

Raull Santiago vive en la favela, es activista de derechos humanos por los derechos de la favela y mediactivista, integrante del Colectivo Papo Reto.

Recibido en octubre de 2017.

Original en portugués. Traducido por Sebastián Porrua.